diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Un día Nacho se puso intenso…

Filed under: Autobombo,Celuloide — el Martes, 31 de marzo

… y le salió esto…

Imagen de previsualización de YouTube

Última producción de Arsénico, corto rodado el pasado miércoles y estrenado ya, con cerca de 70 mujeres de actrices/figurantes… Me lo pasé bien y todo… (y tengo el teléfono de todas)

¡¡¡ Gracias, joder !!!

Filed under: Autobombo,Garabatos — el Jueves, 26 de marzo

Muchas veces las cosas ocurren cuando uno no se las espera. Ayer sentí que todos esos tebeos que he acumulado todos estos años, que leer historietas, escribir de ellas, dibujarlas y editarlas, o montar eventos en torno al cómic, sirve para algo más que pasar un buen rato y cultivar el espíritu.

En mitad del rodaje del nuevo corto de Vigalondo, producido por Arsénico para Notodofilmfest, para el cual convocamos ayer a más de setenta mujeres para un mismo personaje de personalidad múltiple (todo el día rodeado de féminas, ¿sueño o pesadilla?), el amigo Bartual me dio la noticia de que me han nominado, así de repente, al Premio a la Divulgación en los Premios del Salón Internacional del Cómic de Barcelona.

Una sorpresa inesperada.
Votan los profesionales del sector, incluyendo fanzineros y demás, con lo cual esto quiere decir que más de uno se ha acordado de mi. Así pues, al darle la noticia a mi amantísima madre por teléfono y notarle visiblemente emocionada, me he dado cuenta de que hay que tomarse esta historia con algarabía, que no deja de ser en el fondo una tontería, pero al fin y al cabo es una recompensa a tanto trabajo de trinchera, porque es la propia gente que te lee y sabe lo que haces la que reconoce el esfuerzo por difundir, más por amor al arte que otra cosa, una de mis grandes pasiones: EL COMIC.

Me da que me he colado en la lista, porque al lanzar la nota de prensa no aparece la dirección de este blog, mientras el de otros sí, luego no me siguen mucho la pista, al menos desde Ficomic, entidad que se encarga de montar el sarao catalán. De hecho, suelo ser crítico con el Salón, sobre todo con su entrega de premios, a la que asistiré este año con especial curiosidad. Además, la cita coincide con mi deseo de pasar una temporada por Barcelona a partir de mayo.

Soy absolutamente consciente de que no voy a ganar, mi premio ha sido ya este, y me quedo tranquilo porque el galardón va a ir a parar seguro a alguien que admiro y respeto. Están junto a mi Alvaro Pons, Pepo Pérez, Toni Boix y Yexus. El resto de la lista de nominados en otras categorías esta AQUÍ. Para mi gusto hay notables ausencias, pero esa es otra historia… ¡Enhorabuena a todos!

Este post se ha alargado demasiado, porque lo que quería es AGRADECER MUY MUCHO su apoyo a todo aquel que me ha votado. Alguno estáis leyéndome por aquí, estoy seguro.

Por mi parte seguiré escribiendo de tebeos todas las semanas en El Correo y demás publicaciones, continuaré dando caña al Salón del Cómic de Getxo, recomendaré títulos allá donde me dejen, y, en unos meses, daré alguna sorpresa desde el otro lado de la barrera.

¡¡¡GRACIAS!!! ¡¡¡GRACIAS!!! ¡¡¡GRACIAS!!!

Somos carne comestible

Filed under: Multimierda,Music non stop,Reality Bites — el Martes, 24 de marzo

Fin de semana hiperactivo, de esos que certifican que la vida, si se vive con intensidad, se disfruta más, por supuesto, pero también se fulmina más rápido… vuela…

Inaugurada la temporada de cañas&tapas en exterior día, entre citas gastronómicas de exótico espíritu, liadas con nocturnidad y alevosía, paseo matinal por el rastro coronado con degustación de sardinas y un largo etcétera, entre risa y risa, las dos actividades más esperadas del largo weekend fueron la visita a la exposición de Bacon en el Museo del Prado y el concierto dominical de The Killers.

La muestra de Bacon, sublime, perturbadora, inquietante… Este hombre pintaba a cuchillo sobre el lienzo. Echaba los restos. Sangraba. No faltan en la expo madrileña alguna de sus obras míticas, como el tríptico sobre la crucifixión. De imaginería atormentada, influenciada por el arte cinematográfico, la fotografía rebuscada, la anatomía desatada y sus vivencias en un mundo bélico, siempre caminando de puntillas por el lado salvaje, con la elegancia de un dandy decadente, pisoteando convencionalismos, explorando el lado oscuro de eso que llamamos ser humano, el singular Bacon convertía el óleo en carne con fieras pinceladas que no dejan indiferente.

Lo más inquietante del paseo por delante de la colección mayúscula de escalofriantes (y sugestivas) imágenes fue, no obstante, observar de reojo el tránsito del variopinto público congregado, algunos con la mirada perdida o estupefactos. Como si fueran los pasillos de El Corte Inglés estaba el tema. Algunas familias con niños, incluso carritos con bebé incorporado. Pero no iban a ver una propuesta al uso. El reclamo del Museo del Prado con este tipo de exposiciones, grandilocuentes, hace que se formen colas pobladas por mucho turista accidental, incluso dominguero, que va a ver lo que le echen… porque hay que ir y sale en los telediarios…

Pero Bacon no es Velazquez, o Goya, que, aunque también tengan lo suyo (después de Bacon tocó un repaso a las goyescas pinturas negras), no impactan tanto al personal, más acostumbrado a ver sus cuadros aquí y allá.

¿Por qué me embarqué en ver a Bacon un puente? Porque venía visita de colegueo el finde a casa, y uno es vago para estas cosas, se motiva  más con acompañamiento. Me alegro de la jugada, por ver un doble espectáculo, la magnitud del trabajo del pintor y el estudio antropológico de regalo, un extra impagable, con desopilantes frases cazadas al vuelo como “Venid, venid por aquí, que hay algo de color…” o “Bah, este tío se inspira en Silent Hill”. Algún crío tendrá todavía pesadillas y mirará a sus padres con recelo. Uno se imagina la misma estampa en otras disciplinas, como, por ejemplo, el cine. Se vuelve a estrenar “Cromosoma 3” de Cronenberg en una sala de un centro comercial, a bombo y platillo, y la peña acude en tropel sin saber bien con qué se va a encontrar. Cualquier cinta del director de “Inseparables”, o de Lynch, Buñuel… Por citar nombres algo conocidos. Tremendo.

Imagen de previsualización de YouTube

Sobre THE KILLERS, puedo decir que me lo pasé en grande en el concierto, pero no flipé tanto como la muchachada que gritó y vibró con el comienzo del show, “Human” a tope, el single del último disco, que es bastante hortera en general. Para algunos se acabó ahí el espectáculo. Estoy bastante de acuerdo con ESTA CRÓNICA de El País. Les falta un hervor. Sigo siendo rockero, lo de joven no lo discuto, haw, haw, haw!!!

Aullidos, colmillos y más…

Filed under: Celuloide,Garabatos — el Miércoles, 18 de marzo

Si pincháis AQUI, mis queridos infraseres, podéis leer una crítica de mi cosecha de UNDERWORLD: LA REBELION DE LOS LICANTROPOS para Cine365. Uno, que ve de todo, ya saben…

Y AQUI una de DUPLICITY

Los que quieran también escuchar, pueden pinchar AQUI para oír el programa del pasado viernes LA GUIA DEL COMIC de Radio Círculo, donde suelo participar junto a Christian Osuna y Ricardo Mena. Hacia el final recomiendo tebeos y hablamos encendidamente de WATCHMEN. La radio me pone palote, es mi asignatura pendiente, algún día tendré que ponerme las pilas y buscar un hueco…

Entren…

Filed under: Desvaríos — el Martes, 17 de marzo

AQUI, vean los videos, y luego hablamos, haw, haw, haaaaaaaw!!!

Watchmen no está nada mal

Filed under: Celuloide,Garabatos — el Viernes, 13 de marzo

Ayer fui, por fin, a ver WATCHMEN, y salí de la sala oscura con un buen sabor de boca. Los que adoramos el cine y los tebeos tenemos un problema. Protestamos cuando las adaptaciones a la gran pantalla se pasan por el forro el espíritu del material de partida y pataleamos cuando la versión cinematográfica de uno de nuestros cómics preferidos es tan parecida a las ilustraciones que no funciona. Este último problema ha sido la lucha de Zack Snyder. Precisamente por tamaño estigma, por su (casi enfermiza) obsesión por hacer que sus fotogramas sean lo más fiel posible a las viñetas, se ha perdido el espectáculo.

Los que flipamos con WATCHMEN no debemos ponernos farrucos ni fundamentalistas con el trabajo de Snyder, porque ha calcado en exceso el tebeo de Moore y Gibbons, exceptuando algunos detalles del guión, bastante comprensibles, en grado menor en proporción a otras adaptaciones. Probablemente, tras la experiencia de “300”, sabiendo lo que protestan los aficionados ante osadías como la suya, ha sido víctima de su propia trampa, de una trampa que hemos colocado, quizás inconscientemente, los propios adictos a la historieta.

Uno titula el post con segundas, “Watchmen no está nada mal”, porque todo el mundo hemos ido a ver el filme con claros prejuicios. El titular debería ser “Watchmen está bien”. Está bien porque es una cinta compleja, adulta, una película de superhéroes sin apenas acción, con escenas gore y la polla al aire del Dr. Manhattan, por poner ejemplos claros que nos llevan a decir: ¿cómo le han dejado hacer estas cosas en una producción así? ¡Olé sus huevos! De ahí un valor a tener en cuenta. Muy importante. Snyder firma un título que horrorizará, sin duda, al gran público que va a ver otra de Batman o Spider-Man, una action-movie protagonizada por tíos en pijama. No hay mucho meneo, y el que hay se la suda al director (de hecho, el ya manido recurso de la cámara lenta en las peleas se antoja caduco). Por el contrario, hay mucha palabrería, se habla demasiado, por querer clavar diálogos y situaciones del cómic original, y la parte metafísica puede hacer huir mentalmente de la sala oscura a la mayoría de los mortales.

El gran problema de Snyder: no ha pensado realmente en que el cine es cine y el cómic cómic, no es el mismo medio, tienen lecturas diferentes, con lo cual la historia de Moore, llevada casi al dedillo a la gran pantalla, se hace árida, lo que no quita que esté bien contada y rodada. El parecido de los actores es significativo. Algunos planos son dibujos en imagen real. Las canciones, que a veces no pegan bien, están ahí. Está claro. El cineasta ha querido mimetizar las viñetas, en detrimento del espectáculo. Momentos como el del Dr. Manhattan en Marte, son duros, muy duros. A Aronofsky le daba para paja si hubiese llegado a dirigir el proyecto, tal y como se anunció en su momento. A Gillian se le hubiera ido la olla muy mucho. Greengrass, a saber, pero acción no hay mucha, ya en el tebeo.

Nos quejamos, por tanto (yo el primero), de que las adaptaciones casi siempre flojean porque pasan del cómic, pero cuando intentan ser demasiado fieles, como es el caso que nos ocupa, también pueden fallar, porque no es del todo cine, hay un abuso de la palabra y el ritmo se resiente. En el fondo, Snyder ha pasado bastante del espectador que no conoce el cómic, aunque la historia que cuenta la puede entender cualquiera , otra cosa es que se la refanfinfle.

Por mi parte, alabo el trabajo de Snyder. Ha tenido que salvar un proyecto complicado, ha tomado un camino, probablemente el más difícil, y ha salido airoso. No ha hecho una gran película, no es esa obra maestra que nadie esperaba, pero tampoco ese truño que todo el mundo sí ansiaba. Es una obra más que digna, por debajo del cómic de Moore, pero por encima del cine reciente, máxime si hablamos de saltos de las viñetas a los fotogramas.

Seamos conscientes de que el grueso del público no son los fans de Moore, que es mucho más fácil contentarles a ellos que a nosotros, y el director ha barrido para nuestra casa.

El que esto escribe prefiere la opción de Snyder a haberse encontrado con una cinta comercial -WATCHMEN, el filme, como el cómic, no lo es- con los Watchmen dando brincos en una intriga propia de un capítulo de C.S.I. Los cambios que hay en el guión son discutibles, algunos mucho, pero también inevitables en su mayoría, ¿no? Y la acción transcurre en los años 80, en el contexto de la guerra fría, algo que le queda muy lejos a gran parte del público potencial. ¿Qué más queremos?

El mensaje, evidentemente, se antoja tan apestoso como el de ESTA cinta que ya puse a caldo en su día, que optaba por un camino contrario al de Snyder, igualmente válido (según se mire).

A WATCHMEN, que luce los mejores créditos de la historia del cine en tiempo -una manera increíble de contar la vida de un grupo de gente paralelamente a la de un país-, el tiempo le pondrá en su lugar. Será más aplaudida cuando sea vista con mayor relajo. Decían que era un tebeo inadaptable, pero Snyder ha demostrado que no, otra cosa es que nos asuste, precisamente, comprobar que el hecho de intentar ser tan fiel al cómic vaya en su contra.

Aún no he leído ninguna crítica a Watchmen, ahora empezaré a hacerlo, he preferido escribir sin ninguna influencia (y con pocos spoilers), espero un encendido debate.

Ahora: a volver a leer el tebeo por enésima vez, del que ya hablé AQUI. ¿Y a volver a ver la película?

High Voltage

Filed under: Celuloide,Go Go Girls — el Miércoles, 11 de marzo

Pinchando AQUI, un video de alta temperatura de Marisa Tomei, fémina de moda. Es un rescate oportunista: es una de las piezas que hicimos para el VIDEOMAGAZINE CINE365, cuya siguiente temporada está en stand by. Todas las piezas de esta sección directa a la entrepierna pueden verse AQUI.

2 entrevistas 2

Filed under: Autobombo,Garabatos — el Martes, 10 de marzo

Pinchando AQUI podrán degustar vuesas mercedes una entrevista de mi cosecha a Jack Mircala, criatura de la noche adoradora de Depeche Mode que se emplea a fondo en transmitir su particular imaginería oscura, parte de la cual puede verse estos días en una recomendable exposición en el Espacio Sins Entido de Madrid.

La entrevista a Mircala la ha colgado el amigo Ricardo Mena en su Blog de Comics. Como acompañamiento, si entráis en la web de CAFE CADAVER, un site de lo más apetitoso, nada descafeinado, podéis leer una AUTOENTREVISTA que me han obligado a hacerme a mi mismo. Lo más escalofriante son las fotos que ilustran la brasa, robadas vía internet. Por supuesto, no he dicho que las cambien. Es más, el que se aburra mucho que entre AQUI y me busque, para fliparlo un poco… Si uno no se ríe de uno mismo…

Tebeos en la Alhambra

Filed under: Garabatos,Saraos — el Sábado, 7 de marzo

Este fin de semana se celebra la XIV edición del Salón Internacional del Cómic de Granada, el primer evento de interés en torno a la historieta del año. Los invitados de renombre y las actividades relacionadas con la fiebre manga son lo más destacable de una cita que cuenta con la figura de Spiderman en su cartel, un recurrente reclamo dibujado por Adam Kubert, hijo del mítico Joe Kubert. Hasta mañana domingo 8 de marzo, editoriales, fanzines, dibujantes, guionistas y demás profesionales de las viñetas tomarán la ciudad andaluza, con el Recinto Ferial de Santa Juliana, en Armilla, como sede principal. Alejandro V. Casasola, organizador del festival junto a sus compañeros de al asociación Veleta, lleva desde la primera entrega de la feria dando el callo: “El salón nació como una iniciativa de un grupo de aficionados al cómic que querían tener la oportunidad de hablar de tebeos con autores y editores, en torno a 1988. El proyecto se planteó como unas jornadas, que vieron la luz en 1994, y pasaron a convertirse en un salón más tarde”.

Veleta coordina al año cinco eventos que promocionan la historieta en Andalucía. También dejan su energía en el Salón del Manga de la provincia, el Encuentro del Cómic y la Ilustración de Sevilla, las Jornadas de Manga de Sevilla y las Jornadas de Manga de Puerto Real (Cádiz). Dicen que rondan en total las 80.000 visitas anuales, al margen de otras actividades como talleres, charlas, certámenes, etc… ¿Qué ofrece el salón de Granada a diferencia de otras citas similares en nuestra geografía? “Es uno de los eventos con más visitas de la provincia”, contesta Casasola, adorador del trabajo de Vázquez, dibujante al que rinden pleitesía en su programación siempre que pueden. “Su repercusión en la ciudad se nota más que otros eventos de similares características. Además, al tratarse de un pequeño núcleo urbano, existen muchas más posibilidades de una relación entre autores, editores y aficionados. Eso lo diferencia de ciudades más grandes como Madrid y Barcelona, por ejemplo”. Una de las actividades con más tirón del acontecimiento granadino es el karaoke y el concurso de disfraces cosplay, especialmente pensado para el delirio de los otakus. “Su capacidad de convocatoria es espectacular. Es un tipo de público distinto, que ha crecido viendo series de anime en su casa, y viven de manera especial todo lo relacionado con ello. Por este motivo, nosotros creamos el Salón del Manga de Andalucía, para cubrir más este tipo de demanda”.

El salón de Granada ofrece un programa abierto y variado, dirigido a todo tipo de público, un detalle que es de agradecer. Profesionales del medio, los propios granadinos y los visitantes que asaltan la ciudad en busca de evasión pueden encontrar un ambiente ideal para la celebración de toda una fiesta en torno a la historieta. Todo aquel que se acerque a la feria encontrará “muchos tebeos, y, si eres aficionado, la satisfacción de comprobar que somos muchos, y no sólo niños. Para los que no son lectores habituales, es una oportunidad única de entrar en un mundo cultural maravilloso. Seguimos considerando nuestro salón como una plataforma de lanzamiento para artistas emergentes y como punto de encuentro para aficionados de todos los tipos, por ello invitamos todos los años editores internacionales que vienen a Granada a ver a la obra de autores españoles, con opciones de contratación. Además, es fundamental que la gente pueda comprar tebeos, novedades, números atrasados, importación y, dependiendo de sus posibilidades económicas, páginas originales, merchandising y productos relacionados”. Los dibujantes invitados estamparán sus autógrafos a diestro y siniestro. La lista de este año cuenta con Philippe Xavier, Yishan li, Howard Chaykin, Mike Ratera, Pasqual Ferry, Carlos Pacheco, Sebas Martín, Paco Roca, Jordi Bayarri, Sergio García y Miguel Gallardo, entre otros artistas. Las tapas y la cerveza propias de la ciudad de la Alhambra completarán un menú coronado con varias exposiciones, entre ellas una dedicada a José Luis Agreda.

Casasola es uno de los impulsores de una iniciativa necesaria para la promoción del arte secuencial que aún está en el aire, una Academia de la Historieta en España. “Fui uno de los promotores”, señala. “La idea era dotar al sector de un interlocutor único y válido para poder negociar con las administraciones y recuperar el patrimonio cultural del cómic perdido en almacenes, ayudar a dibujantes históricos ya retirados y dignificar el sector. Pero había demasiada gente interesada en que la iniciativa no saliera adelante, hubiera cambiado muchas cosas para mejor. Esto no significa que hayamos tirado la toalla, seguiremos luchando para mejorar el sector en la medida de nuestras posibilidades y junto a todos aquellos que amen realmente el cómic”. El organizador del salón granadino continúa siendo crítico cuando surge hablar del Premio Nacional: “Es una buena iniciativa, pero no deja de ser un hecho puntual, una vez al año, lo que realmente es necesario son políticas específicas de promoción del cómic con líneas de actuación transversales entre las distintas administraciones. Un apoyo decidido a la industria editorial española, con incentivos directos a la edición de autores noveles y más apoyo a la promoción de estas obras en el extranjero”. No le falta razón.

Sci Fiiiiiiiiiiiiiiiiiction…

Filed under: Celuloide,Saraos — el Viernes, 6 de marzo

Este finde toca perderse en la oscuridad del cine Palafox, y devorar ESTO. Algunas de las películas ya las vi en Sitges o Donosti, pero repetiré el visionado de algún título, aprovecharé para recuperarlas y hablar de ellas los próximos días. La más recomendable a priori: MARTYRS, o cómo llevar “Camino” más allá y estremecer a la platea… Y, por supuesto, DEJAME ENTRAR, o cómo hacer cine sueco de género que no parezca sueco, pero tampoco americano, ese mal extendido…

Por cierto, dos propuestas fallidas que me he visto últimamente… PUSH es algo así como cruzar “Heroes” con “Heroes” descaradamente, en una trama confusa que se queda con lo más anodino de la serie. Partiendo de material de derribo, poco se puede hacer. Narración videoclipera, ajetreada, de fotografía daltónica. Dakota Fanning no va a ser la nueva Natalie Portman, por si alguno lo había llegado a pensar.

THE BROKEN es el segundo largo de Sean Ellis. El chico prometía con el éxito del cortometraje “Cashback”, que luego alargó convirtiéndolo en película, pero la pieza no tuvo la misma fortuna que su génesis. Su segundo trabajo es una píldora de cine fantástico a la europea, de buena factura pero poco riesgo, por no decir ninguno. La protagonista, una joven radióloga de un hospital londinense, se ve sumida en una paranoia al toparse por la calle con una mujer exactamente igual a ella. Nos suena, sí. De cuidada estética pero escasas ideas, es una iniciativa tan desafortunada como “Passengers”, por ejemplo, de la que hablé AQUI. ¡Cuánto daño están haciendo las palabras thriller y sobrenatural al género!

Anotaciones Anteriores »