diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Queridos malnacidos

Filed under: Celuloide — el Martes, 16 de septiembre

No hay título que defina mejor la perversidad que puede esconderse bajo la piel de un tierno infante. “¿Quién puede matar a un niño?” lo dice todo en apenas un puñado palabras. Somos incapaces de hacer daño a un ser humano de corta edad, a un menor que apenas echa a andar, aunque se revele como un siniestro rapaz. Sin embargo, ellos, pequeños pero psicópatas, pueden sacarnos los ojos sin rechistar. Cría cuervos y atente a las consecuencias.

niño

El cine de horror y aledaños ha encontrado una interesante fuente de inspiración chapoteando en el lado oscuro del parvulario. El insigne Chicho Ibáñez Serrador exprimió a conciencia, no dejó escapar tan sugestiva materia prima, firmando una obra magna del género de terror. Nada puede dar más miedo, por real y cercano, que una inocente criatura ejerciendo el mal con crueldad. Sin Satán de por medio ni nada parecido. Sin razón aparente. El escalofrío se siente más cuando un pequeñajo malparido se come nuestras almas, se bebe nuestra sangre, dejando a la altura del barro toda mente retorcida adulta. La imborrable escena de la piñata humana de “¿Quién puede matar a un niño?” representa un sadismo atávico. Los mocosos golpean con fruición el cuerpo magullado del adulto colgado del techo por los pies. Se recrean en su agonía. El espectador  aparta la vista mientras se pregunta por la irracionalidad de ese inquietante tormento, de ese angustioso momento, aparentemente un simple divertimento para los pizpiretos churumbeles. El juego macabro de los malditos críos refleja algo que nos cuesta creer: somos malvados desde nuestro nacimiento. El cine que explora las raíces del mal así lo cree. Afortunadamente, unos menos que otros. ¿Seguro? Desazón.

baby-blood

La enferma protagonista de “Cromosoma 3” enviaba a sus pequeños monstruos a sembrar el pánico, niños con pinta de clones que surgían como respuesta somática a los trastornos mentales de su progenitora. La cinta de culto de Cronenberg cuenta con una imagen tan fascinante como estremecedora: una madre devorando a un hijo, mordiendo un feto sanguinolento, como el Saturno de Goya. Gore en estado puro. Mal rollo. Cualquier chico puede ser un demonio sin estar poseído por Belcebú. El terror está en casa. Entre nosotros. No tenemos que adentrarnos en los dominios del celuloide fantástico, ya sabemos que “La profecía” o “La semilla del diablo” –ese terrible título spoiler- son dos clásicos incontestables, para encontrar mentes pérfidas que abandonan la placenta con modales desviados. Así lo defiende las hipnótica “Tenemos que hablar de Kevin”, de reciente cosecha. Un primogénito cabrón hasta decir basta, de mente maquiavélica, un sociópata en potencia, carente de escrúpulos, disfruta echando sal sobre las heridas. Degusta el mal ajeno. Como los protagonistas de “El buen hijo” o “Semilla de maldad”. Angelitos negros. En “¡Estoy vivo!” y “Baby blood” son bebés hambrientos. Caníbales de la humanidad. Nos comen antes de que los devoremos nosotros. Saturno al carajo. La chavalada matarife de “Los chicos del maíz” extermina a los adultos por razones obvias, igual que los niños risueños e hijoputas de “The Children”. En “Vinyan”, como en “El señor de las moscas”, se organizan sin los mayores, con sus propias reglas, tan duras o más que las de sus progenitores. Niños y adolescente antisociales con ganas de meter el dedo en el ojo, el puño en la llaga, los hay a patadas. No se les va de la cabeza matar al padre. Lo necesitan. ¡Lo necesitan! Lo más tremebundo es que la realidad siempre supera a la ficción.

(texto aparecido en el diario del festival de cine de Sitges)

Fragmentación audiovisual

Filed under: Caja tonta,Celuloide,Letrax — el Martes, 9 de septiembre

buffer

Bienvenidos a un mundo donde se lee en diagonal, si se lee, y se mira igual. Vivimos en la era de la sobrecarga informativa. La atención que prestamos a una pieza audiovisual depende del vaivén del buffering y el empeño de nuestra vista. Si la carga del material a degustar nos hace esperar más de la cuenta, nos ponemos nerviosos y a otra cosa mariposa. Si el ADSL no se comporta como debiera, el link que hemos pinchado puede perder su oportunidad. La paciencia se mide en porcentajes de barra, programada en horizontal. Si se mueve lenta, mal vamos. Si crece con más arritmia que armonía, no hay derecho. Cuidado también con la duración del show ofertado. En milésimas de segundo nos ahoga el tedio ante la posibilidad de encontrar otra oferta de entretenimiento con un chasquido de dedos. De un lado saltamos a otro, sin rechistar, a golpe de cursor, y tiro porque me toca. Empezamos buscando un videotutorial sobre cómo descargar videos de YouTube y acabamos en un site repleto de fotografías inefables protagonizadas por familias americanas sonrientes cuyas vidas transcurren en los años 80. Han pasado 5 horas desde el primer click con una intención clara. O más. Nos perdemos en un mar de píxels. La dispersión nos embriaga. Concentrarse en algo concreto cuesta demasiado, cada día más, porque nos rodea el todo y la nada. Sufrimos tiempos de fragmentación. El cine padece especialmente esta terrible enfermedad vírica. Lejos de la sala oscura y de su ritual -siempre que seamos educados-, es un acto en desuso el hecho de ver exclusivamente una película delante del televisor, el ordenador, el iPad o cualquier otra plataforma, sin otra tarea entre manos que nos distraiga, grande o pequeña. Se lleva afrontar en paralelo varias labores a la vez que reclaman un mínimo de atención, dando como resultado la volatilidad casi total de lo que devoramos, martirizando la retina. Es imposible entrar en el juego de un cineasta y prenderse de sus intenciones, gozar con su voz en definitiva, si visionamos su obra mientras tuiteamos y tenemos otras ventanas abiertas. Si la propuesta del artista se aleja de lo meramente visual, de lo convencional, y no le dedicamos nuestro tiempo y energía con cierta lógica, es más que probable que no lleguemos a entenderlo. Un filme con un ritmo endiablado nos puede parecer un rollo si hemos parado el reproductor varias veces a lo largo del metraje para contestar whatsapps, comentar en las redes sociales lo que estamos viendo, con foto incluida, o, simplemente, levantarnos compulsivamente para ir al baño. Manda el zappeo mental rápido. Damos al play mientras cumplimos con las obligaciones del hogar o trabajamos frente a otro monitor situado en el mismo campo de visión. La creatividad de hoy debe luchar contra el caos multipantalla para conectar con el cerebro del espectador. Estamos en el centro de una tormenta de imágenes que jamás va a amainar. Valorar una producción a trompicones, alternando, sin darle al pause, la pestaña que le acoge con otras adyacentes, da alas al non sense. Somos trolls de nosotros mismos. Entes dispersos. Loading…

(columna aparecida en el nº 135 de la revista NEO2, aquí sin cortes)

Cartel Salón de Getxo 2014

Filed under: Garabatos,Saraos — el Lunes, 1 de septiembre

En noviembre, los días 21, 22 y 23, tendrá lugar una nueva edición del Salón del Cómic de Getxo, cuya programación e invitados coordino. Ya ha visto la luz el cartel de este año, realizado por Emma Ríos. La propia autora explica, boceto a boceto, el proceso de creación de la  imagen de este año para el evento (pincha AQUI).

Cartel_SalónCómicGetxo_2014_blog

El congreso

Filed under: Celuloide — el Lunes, 1 de septiembre

the-congress

“El congreso” mezcla animación e imagen real al servicio de un relato imaginativo que mezcla drama y ciencia-ficción. Detrás de esta co-producción europea está Ari Folman, responsable de la sugestiva “Vals con Bashir”, de obligado visionado. Basada en la novela “Congreso de futurología”, de Stanislaw Lem, la película se programó, con buena acogida, en el pasado festival de cine de Sitges, siempre a la última, apostando por un abanico de miradas cinematográficas entre las cuales funciona esta propuesta inusual que se deja llevar por la fantasía en la forma para arropar un discurso fatalista. La exquisita Robin Wright encarna a una actriz de éxito, ella misma, a la que proponen comprar su imagen como si firmase un pacto con el diablo. Al vender los derechos su identidad, convenientemente escaneada, puede ser utilizada digitalmente por el cliente a su antojo. A cambio le ofrecen una cantidad de dinero desorbitada y la posibilidad de mantenerse siempre joven en las pantallas. Una atractiva premisa que se pierde en los mares de Matrix en su discurso mientras ofrece un espectáculo vibrante cuando entran en escena los cartoons. Un festival de dibujos animados fuera de lo convencional.

(texto informativo aparecido en EL CORREO)

Up James Gunn !!!

Filed under: Celuloide — el Sábado, 16 de agosto

“Guardianes de la Galaxia” ha arrasado en la taquilla americana, consiguiendo la friolera de 160 millones de dólares en su primer fin de semana de estreno, todo un record histórico que certifica el tirón inconmensurable de las adaptaciones de Marvel a la gran pantalla. No olvidemos que detrás está Disney, pero resulta interesante que haya dado el petardazo una versión de un cómic poco conocido para el gran público y, sobre todo, que haya manejado los hilos un cineasta tan excéntrico e impredecible como James Gunn, un tipo a tener en cuenta que se divierte dando vueltas de tuerca a los códigos de todo género que se le pone por delante. En su webserie “PG Porn” se reía de los lugares comunes del cine X. De amplia difusión en la red, tuvo su repercusión gracias a la temática y el indudable ingenio de su responsable. Los videos, aparentemente fragmentos extraídos de un filme más que subido de tono, sin sexo explícito en ningún momento, son divertidos sketches donde tienen cabida giros desopilantes, números musicales, gore, apología del VHS… Un ejemplo incendiario de material realizado directamente para su visionado en internet.

guardiansofthegalaxy
El propio Gunn, bajo el sello de su productora The Good Guys, cuenta con otros proyectos en esta onda, entre ellos el piloto de la web sitcom “Humanzee”. En formato largo ya mostró su peculiar visión del mundo de los superhéroes de la mano de la reivindicable “Super”. Estamos ante un salto del cómic a la gran pantalla con un indudable sello personal, dato que deberían tener en cuenta en un futuro los jerifaltes de Hollywood y aquellos que pretenden ser como ellos. “Guardianes de la Galaxia” propone un viaje interestelar donde, además de efectos visuales a troche y moche y peleas de otro mundo hay mucho sentido del humor –apunta, Nolan-. La historia reúne a un grupo de inadaptados que deben unir sus fuerzas para salvar el destino del universo de los tejemanejes del villano de turno. Peter Quill (Chris Pratt) es un terrícola con ADN extraterrestre que se hace llamar Star-Lord. Es el cabecilla del equipo, donde también figuran Gamora (Zoe Saldana), una alienígena entrenada para ser un arma perfecta; Rocket –con la voz de Bradley Cooper-, un mapache experto en tácticas de batalla, un héroe inusual a pesar de su corta estatura; Drax (Dave Bautista), un ser hipervitaminado que surca el espacio en busca de venganza; y Groot –doblado por Vin Diesel-, un ente arbóreo, férreo aliado. El show está garantizado.

(Texto informativo publicado en el suplemento GPS de El Correo)

Charlando de cine

Filed under: Autobombo,Celuloide — el Lunes, 11 de agosto

Vamos con otra entrevista, bien larga y más que cuca, que me han hecho a propósito de NEUROWORLD para el indispensable portal de cine Las Horas Perdidas. Afortunadamente hay prensa especializada que se preocupa por dar voz a propuestas alejadas de lo convencional. En la media hora de charla hablo de la pelí, de mi idea del cine y de la creación en general, de los videoclips, las redes sociales… y gesticulo, gesticulo mucho… ¡tiembla Andy Serkis!

Imagen de previsualización de YouTube

Creaversación

Filed under: Autobombo,Celuloide,Garabatos — el Miércoles, 6 de agosto

Otra entrevista a mi recalcitrante persona en formato videográfico, esta vez sobre el ejercicio de la creación en general, realizada para el interesante portal NAWTA. Curiosamente, tiene un montón de visitas. ¡Gracias!

Entrevista en ETB – “Neuroworld”

Filed under: Autobombo,Caja tonta,Celuloide — el Lunes, 4 de agosto

Con motivo del estreno de NEUROWORLD en el festival FANT de Bilbao me entrevistaron en ETB junto a Jorge Dorado. Nos tiramos media horita hablando de cine fantástico y de nuestros trabajos. Se hace ameno, oigan…

Imagen de previsualización de YouTube

Camarada Alex, bon voyage…

Filed under: Celuloide — el Lunes, 21 de julio

Lo amaba. Era puro amor. Pura bondad. Mucho arte. Mucha profesionalidad. Todo en una persona, modesta, creativa y entrañable. No sé si conozco a alguien más como él en este mundo incierto. Desgraciadamente, creo que pocos o ninguno, al menos que se haya revelado a día de hoy. Lo tenemos muy difícil para estar a su altura. Perderle así, sin avisar, ha sido un golpe tan terrible como injusto. La de la guadaña se ha equivocado. Mucho. No hay derecho, parca, te has llevado a un grande. Por tu puta culpa se han acabado esos encuentros, esas comidas, esas charlas… Esa amistad con Juantxu, ante todo amigo y luego representante… Esas películas irrepetibles, esas actuaciones inconmensurables… Todo.

alex-angulo

Con “Acción mutante” fue la primera vez que pisé un rodaje. Ahí le vi, exultante. Con “Mirindas asesinas” hubo un antes y un después, junto con “Mama”, en el mundo del cortometraje. Alex Angulo ha sido una pieza fundamental para entender a nuevos cineastas y a talentos ya consagrados que abrieron fuego con su enorme colaboración. Tengo muchas palabras, demasiadas, para definir a un actor inconmensurable, una persona gloriosa… pero no puedo escribir más, no puedo… Que tengas un buen viaje, amigo Alex. Te echamos mucho de menos.

Angustia low cost

Filed under: Celuloide — el Domingo, 13 de julio

Érase una vez un productor de cine que, en una de sus visitas al festival de Sitges, descubre una película curiosa, de bajo presupuesto, que puede llegar a más con un pequeño meneo. “La cueva”, ópera prima de Alfredo Montero, pasó sin pena ni gloria por el evento catalán, programada en una sección paralela, pero Juan Gordon, de Morena Films, impulsor de éxitos como “Celda 211”, propuso a sus artífices darle una vuelta al montaje y rodar metraje extra para que el filme tuviera más enjundia. Dicho y hecho, y la maniobra ha funcionado. Estamos ante una cinta hecha entre amigos que llega a las salas de cine tras un provechoso proceso de remasterización que, sin duda, ha dado sus frutos, como pudo apreciarse en la inauguración del Fant de Bilbao. La propuesta gustó al público y provocó el malestar general que pretendía en el emergente evento.

lacueva

“La cueva” está protagonizada por un grupo de colegas que se van de vacaciones a Formentera. Acampados en el bosque, disfrutan de las maravillas del lugar. Pero la curiosidad mató al gato y, tras bañarse en el mar y alguna que otra borrachera, deciden saciar su sed de aventura explorando una cueva que se encuentran por casualidad. Entrar es fácil, salir no tanto. Atrapados, sin agua ni comida, los más bajos instintos del ser humano afloran. En la línea de la aclamada “The descent”, la película de Montero logra transmitir al espectador una sensación de claustrofobia que llama al pánico. Cuenta con alguna escena sumamente angustiosa, en la que los actores se jugaron el pellejo para sacar adelante una valiente producción de terror realizada casi con lo puesto. Un buen ejemplo de que en el terreno de la creatividad muchas veces menos es más. 

(de EL CORREO, aquí sin cortes)

Anotaciones Anteriores »