diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Star Wars VII, remake no confeso

Filed under: Celuloide,Toyz — el Domingo, 3 de enero

Estos días es difícil quitarnos de encima la sensación de que vamos a levantar la tapa del WC y nos vamos a encontrar a R2D2. La avalancha promocional de “Star Wars: El despertar de la fuerza” es imparable. Vas a comprar unas naranjas y está la imagen de uno de sus robots protagonista en la redecilla, aunque no tenga mucho que ver. Contratas un seguro para la casa y es probable que te pueda tocar una entrada para el estreno participando en un sorteo. La omnipresencia del universo impulsado por George Lucas, ahora en manos de Disney, puede llegar a producir rechazo mientras los fans de la saga se frotan las manos y llevan días con lágrimas en los ojos, algo que sabe bien J.J. Abrams, un tipo más que solvente que supo timarnos bien con “Lost” y de ahí para arriba. El fervor por la nostalgia ha generado un jugoso negocio en torno a ella, la infancia recuperada, de tal manera que la maquinaria se ha puesto en marcha para que el nuevo filme arrase en las salas y de paso el merchandising no encuentre límite en su recaudación de pingües beneficios mediante la venta de objetos inimaginables.

1-JJKathy-NO-LOGO

Abrams es un sujeto sumamente inteligente, un fanboy con madera de cineasta. Actualizó Star Trek sin sufrir por ello y es muy consciente de lo que quieren los seguidores acérrimos de, vamos a decirlo, “La guerra de las galaxias”. No aceptan sin rechistar lo que les dio un torpe Lucas en la primera trilogía, lanzada a posteriori cronológicamente. El patinazo del director de “THX-1138” y “American graffiti” – esas sí que eran buenas- fue monumental, apostando por un infantilismo galopante. Sabiendo que “El imperio contraataca” era la mejor, y no la dirigió él, no se aplicó el cuento de quedarse únicamente como productor, pero rectificar es de sabios, sobre todo cuando hay dinero en juego. Así pues, “Star Wars: El despertar de la fuerza”, el séptimo episodio en el tiempo, va directa al corazón del groupie. La película no se anda con chiquitas y apela a la nostalgia por la puerta grande, marcándose un remake que no oculta su condición y atrapa emocionalmente a su target calcando sin sonrojo todo aquello que hace vibrar a millones de personas dispersadas por todo el planeta que disfrutan sobremanera con la acción, la aventura… y el culebrón de Skywalker y compañía.

227

“Star Wars: El despertar de la fuerza” es tan entretenida como poco arriesgada, pero tal y como golpeó la saga el propio Lucas, dejándola con el culo al aire, sabiendo cómo están las cosas en términos de recaudación, no podemos reprochar nada a una propuesta de ritmo encomiable, casi histérico en su primera mitad, con un casting inteligente, con nuevos rostros (John Boyega, Daisy Ridley, Oscar Isaac) y valores seguros: Harrison Ford y Carrie Fisher a la cabeza. La historia continúa treinta años después, Han Solo peina canas, como los seguidores del festejo, que han inculcado su afición desmedida a su descendencia, con mayor o menor fortuna, como en el fútbol. Dejando a un lado lo escalofriante que puede llegar a ser que tu vida gire en torno a una ficción de esta guisa, como si fuese la Santa Biblia, ser un hooligan, la séptima entrega de la saga Star Wars es un desfile de guiños al público entregado. No defrauda en absoluto en este sentido. Los diseños de naves, criaturas y elementos que lucen en el paisaje son excelsos. Nada que ver con la decepción de la primera trilogía. Agradecida puesta en escena la de Abrams, buen pulso y sentido del humor, algo necesario para ofrecer al espectador un tono arrebatador. No hace falta contar nada del argumento porque ya se sabe, ya hemos visto la película con anterioridad, lo que no quita que la devoremos sin pestañear pegados a la butaca. Cuando suena la sintonía de John Williams, algo pasa en nuestro interior.

7

EL BIEN Y EL MAL

“Star Wars” retrata en clave fantástica la eterna lucha entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad, algo extrapolable a su existencia en la historia del cine. Para algunos su éxito supuso la aparición del concepto blockbuster, la infantilización de Hollywood, para otros elevó la evasión a la categoría de arte.

EL MARKETING

La cultura de la nostalgia está resultando ser un chollo. El consumo de merchandising proporciona más beneficios que las propias películas. El concepto de franquicia elevado al cubo, pero también un sugestivo cruce de medios: tebeos, video-juegos, literatura…

LA VIDA

El hecho de que muchos fans fatales de la saga se la tomen como una religión da para numerosos estudios. Hay quien piensa que existe la Fuerza. Generacionalmente, algo pasó en los estudiantes de E.G.B. que sigue transmitiéndose a sus hijos.

LOS PROTAGONISTAS

El episodio de estreno presenta nuevos rostros. John Boyega es un stormtrooper, un soldado imperial que opta por abandonar el lado oscuro. Pudimos verle de chaval en la recomendable “Attack the Block”. Daisy Ridley (“Scrawl”) es una joven jedi, aunque todavía no lo sabe. Ambos son prácticamente debutantes, una buena apuesta. Oscar Isaac, uno de los mejores actores hollywoodenses del momento, encarna a un brillante piloto de la Resistencia.

(texto aparecido en el suplemento GPS de “El Correo”)

george-lucas

“GEORGE LUCAS: ALLÁ EN SU RANCHO GRANDE”

La mercadotécnia de “Star Wars” es certera e implacable. La publicidad parece llegar sola. Los propios fervientes seguidores de la franquicia forman parte de su inmensa campaña promocional. Hablar del fenómeno es la tónica general, de lo contrario la sensación es de desactualización. Encontrarse a personal con la camiseta corporativa en el pase de prensa, detalle poco profesional, como si fueran soldados imperiales, denota la capacidad de hipnosis de un producto que arrasa, independientemente de su calidad. ¿Quién le iba a decir a George Lucas que su juguete cambiaría la industria del cine? Cuando se estrenó “La guerra de las galaxias”, reivindiquemos su título en castellano los más talluditos, un 25 de mayo de 1977, las expectativas eran más bien bajas. Su máximo responsable andaba de vacaciones en Hawai, ajeno al lanzamiento, tras asumir que 20th Century Fox no confiaba en el filme y varios pases de testeo no habían generado buenas vibraciones. Pero el cine es lo que es, impredecible, y los ejecutivos de los grandes estudios aceptaron encantados su error mientras llenaban las arcas. Lucas recibió una llamada telefónica animándole a que encendiera la televisión y contemplase las colas que se estaban formando a las puertas de las salas cinematográficas. La suerte estaba echada y se rompió la banca. Más de 775 millones de recaudación internacional corroboraron el éxito y dieron el espaldarazo a una propuesta que aunaba acción, aventura y ciencia-ficción con unos toques de culebrón y un agradecido sentido del humor (el que le falta en la actualidad a realizadores que están cambiando el panorama audiovisual, excesivamente serio y presuntuoso en su deseo de ser realista, incluso con temáticas fantásticas, con Christopher Nolan a la cabeza). (continuar leyendo esta entrada …)

Cine de terror vs. videojuegos de horror

Filed under: Celuloide,Insert coin,Multimierda,Palabrería mística,Toyz — el Miércoles, 17 de diciembre

Un combate con fuego amigo. Desde Nekrogune me invitaron el pasado octubre en Donosti a hablar de cine y videojuegos de terror junto a Arturo Monedero. ¿Qué da más miedo? La actividad formaba parte de HELLBYTES, unas jornadas bien cucas en torno a mis pasiones. El nutrido intercambio de opiniones y anécdotas quedó así…

Totally dreadful !!!

Filed under: Bizarrismo TuTubesco,Toyz — el Lunes, 26 de noviembre

Me encantan los cachivaches del Dr Dreadful (aka Dr. Horribilus). Se sale el último, la disección del alien. Gominolas viscosas para grandes y pequeños. ¡Esos cócteles de coágulos de sangre! ¡Es lo que quiero estas navidades! TOTALLY DREADFUL!!!

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Kidzilla vs. Neobarna !!!

Filed under: Autobombo,Celuloide,Toyz — el Lunes, 28 de mayo

Junto a Gema Segura, compañera de fatigas audiovisuales, he perpetrado esta pieza documental delirante que refleja lo acontecido en un divertidísimo taller educativo para chavales donde construían una ciudad con elementos de reciclaje para luego disfrazarse de Godzilla y destruirla. Un trabajo de lo más didáctico y constructivo, ¿eh? ¡Qué bien lo pasamos!

Hoy…

Filed under: Toyz — el Viernes, 1 de julio

Trash culture

Filed under: Toyz — el Martes, 11 de enero

Cuelgo por aquí una divertida foto que he hecho recientemente a algunos de mis tesoros basureros, atendiendo a una divertida petición del blog Las movidas de Daniel, donde varios sujetos participamos enseñando algún objeto fetiche de nuestro colección trash.

“En la imagen, sobre el gotelé infernal de la pared, ese invento del demonio, hay colgados dos ejemplares de GARBAGE PAIL KIDS, conocidos por estos pagos como LA PANDILLA BASURA. Me flipaba la colección de cromos, que por supuesto completé. Era una parodia pringosa, gore y escatológica, una versión políticamente incorrecta de las famosas muñecas repollo que lo petaron en los 80 (menudo concepto). Creo que compré los juguetes en mi visita a Los Ángeles, y, como puede apreciarse, no han salido del envase. Suelo colgar en la pared algunas figuras con su envoltorio, una manía de tantas. El síndrome de Diógenes te lleva a tener que hacer estas cosas, ahorras espacio, y así, de paso, ves tus pertenencias de culto, tu mundo, el planeta imaginario, una realidad paralela… Algunos sí salen del envoltorio, como éste Pitufo Negro impagable que pillé en Taipei. Volví de Taiwan y Hong Kong con una maleta repleta de toys y mierdas. 25 kilos de cultura basura y popular. Una maravilla. Tiré la ropa y metí todo lo que pude. ¡Puto enfermo!”.

¡¡¡ Peter Pan contra el mundo !!!

Filed under: Cocina Caníbal,Garabatos,Toyz — el Miércoles, 4 de agosto

Ya está en las tiendas la tercera (y última entrega) de “Papel y plástico”, una serie de libros que invitan a rememorar momentos mágicos de la infancia y adolescencia de aquellos que crecimos en los años 80 (y más allá). Me ha tocado escribir el prólogo, un encargo que recibí con algarabía. A continuación lo reproduzco. Con la excusa del impagable libro de Oscar Lombana hablo de ese síndrome de Peter Pan que tanto nos gusta alimentar.

“VIAJE ALUCINANTE (DESTINO: CEREBRO)”

Voy a proponerles un ejercicio práctico para conseguir cumplir uno de los mayores deseos del ser humano: ¡poder viajar en el tiempo! Sólo hay un requisito, no obligatorio: andar por la treintena o algo más. Y un defecto, inevitable: sólo se puede visitar el pasado. El ritual consiste en conseguir, escarbando en lo más profundo de algún cajón oscuro, o dejándose ver por alguna librería milenaria, una goma de borrar Milán Nata. Es indispensable la marca. Nos la acercamos a los orificios nasales, receptivos, y aspiramos con fervor, con inusitada energía, hasta que el olor del objeto remueve nuestra mente, nuestra memoria, a través de la bendita pituitaria. El periplo espacio-temporal puede durar segundos, como un subidón de popper, y quedarse en algo efímero, en incontrolables efluvios de nostalgia adolescente. O puede significar una descarga eléctrica que agite nuestro cerebro: lo evanescente se convierte en efervescente, la respiración se vuelve inusitada melancolía, se abren las puertas de la percepción y entra a lo grande la infancia recuperada.

Suspirar por una infancia y adolescencia imposibles de repetir está a la orden del día. Recuperar aquellos años es imposible, pero no volver a vivir ciertas sensaciones. Lo confirma el olor de la goma de borrar, la plastilina, la Nocilla untada en pan de molde caliente, los juguetes de plástico y los bocadillos de mantequilla con azúcar. Esa electricidad que mueve las conciencias de toda una generación, que necesita alimentarse de la nostalgia, dar de comer a ese Peter Pan interior que no parece querer irse, está también atrapada sobre papel. El culpable es Oscar Lombana, un tipo inquieto de talante evocador que ha conseguido reunir cientos, miles de sensaciones, en imágenes coloristas de indudable impacto. Su recopilación de objetos fetiche en forma de maravillosos collages, puro arte pop, es una delicatessen impagable, un chute de adrenalina espiritual.

Aquellos que vivimos una infancia feliz podemos revisitarla sin tener que emular a un arqueólogo en decadencia, buscando sin éxito en el trastero de papá y mamá, entre sudores, el material que protagoniza estas páginas. ¿Para qué revolver el baúl de los recuerdos? Como el perfume de Milán Nata que agradece sobremanera nuestra nariz cuando la acaricia, los libros de “Papel y plástico”, sagrada trilogía, captan la esencia de aquello que soñamos y nos hace sonreír. Lombana ha hecho un gran favor a la humanidad, sobre todo a los aquejados del síndrome de Diógenes. No hace falta buscar, en una grotesca ardua tarea, los clicks de Famobil, el Spectrum o algún ejemplar polvoriento de la revista Spirou. ¿Para qué guardar ya absurdamente todo eso? Está todo aquí, damas y caballeros, antes niños. ¡Está todo aquí! ¡Respiremos felices! ¡Esto es la máquina del tiempo más barata jamás soñada!

He “customizado” un toy

Filed under: Autobombo,Multimierda,Saraos,Toyz — el Viernes, 19 de febrero

En mi afán no buscado, aunque encontrado, de alimentar mi renacentismo alpargatero del nuevo milenio, ahora me ha dado por “customizar” un toy.

Hoy se expone el muñeco que he garabateado y defenestrado en una muestra organizada por el foro solosontoys.com en la tienda Generación X de la calle Puebla (Madrid). Es una exposición de figuras de supergordo personalizadas por varios autores, entre los cuales está también Mauro y Adrián López, alma máter del proyecto. Se inaugurá hoy a las 20 h, y en el mismo lugar también se podrá ver una retrospectiva con las piezas más significativas de la historia de los art toys: Murakami, Baseman, Obey, Kaws, Byskup, etc. Además, simultáneamente, y dentro de la misma historia, en el bar Picnic de la calle Minas se expondrán fotografías relacionadas con el tema.

Y después de la inauguración de la exposición me pasaré inevitablemente por AQUI a echarme unas risas y reivindicar una vez más la cinefagia.

Barriguitas, mon amour…

Filed under: Toyz — el Miércoles, 16 de septiembre

Uno va al Cortinglés a comprar un regalo a la sección de juguetería y se encuentra con esto…

La entrañable Barriguitas ya no es lo que era… ¿Viene así de fábrica o algún retorcido pedófilo pasa su tiempo libre haciendo estas cosas?

Mocoloco

Filed under: Toyz — el Viernes, 15 de mayo

Que hagan un blandiblub verde que se venda con tu nombre es razón más que suficiente para morir tranquilo… Para mi es tocar techo, un suelo de infancia inimaginable…

¿Quién te ha visto y quién te ve, amigo Flipy? Todavía recuerdo aquel primer encuentro en Subterfuge, cuando entraste a la oficina con tu hermano Rafa Parbus, los dos de lo más tímidos, y nos sentamos a ver si podíamos colaborar juntos. Al de nada empezamos a rodar videoclips… uno de Fangoria, con una tal Marta Etura… Y más, y más… ¡A por todas, compañero!

Anotaciones Anteriores »