diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

La invitación (recomendación)

Filed under: Celuloide — el Domingo, 10 de abril
Imagen de previsualización de YouTube

“La invitación” fue la película triunfadora en el pasado festival de Sitges, una buena muestra de cine independiente de género dirigida por Karyn Kusama, también detrás de “Jennifer´s body”. Su premisa atiende a cierta tendencia en el fantástico que apuesta por rodar en espacios reducidos, acorde al ajuste de presupuesto. Un grupo de amigos se sienta a cenar en una vivienda de un barrio burgués, una opción de ocio muy típica en EE.UU., y nada es lo que parece. Lo que empieza siendo una cita agradable va enturbiándose en beneficio del suspense. A través de los diálogos, y el comportamiento en la mesa, aflora información que pervierte la relación entre los personajes, dando pie a la desconfianza y a un posible estallido de violencia. Como la vida misma. Diseccionar la clase media americana es el objetivo de este tipo de propuestas, en la línea de la estimable “Coherence”. Los dúplex, el chalet adosado y las mansiones pomposas como centro neurálgico del espanto, el espejismo de una existencia aparentemente acomodada. El núcleo residencial como metáfora de nuestros demonios. El miedo escondido en los pliegues de la cotidianidad. El infierno son los demás. Y nosotros mismos.

(texto publicado en el suplemento GPS de EL CORREO)

“Gárgaras”, rodando en los 90

Filed under: Autobombo,Celuloide — el Martes, 5 de abril

Con todos ustedes “GÁRGARAS”, el corto que perpetramos en los años 90 en pleno auge del gore, la caspa y el ensayo. Oda al splatter vintage viéndolo ahora, rodado en formato 4:3 y ripeado de una VHS milenaria. Disfruten vuesas mercedes, cinéfagos de pro, de su buen mal gusto.

Imagen de previsualización de YouTube

Hay por dónde cogerla

Filed under: Celuloide — el Miércoles, 30 de marzo

No he leído ninguna crítica extendida de “Batman v Superman”, da tanta pereza como escribir sobre ella, solamente algunos comentarios en las redes sociales que insisten en que “no hay por dónde cogerla”, así que me voy atrever a decir que SÍ HAY POR DÓNDE COGERLA y voy a firmar unas líneas desenfadadas en esta era de la sobreinformación donde hay tanta letra resabiada circulando. Ya lo dijo alguien, todo el mundo ejerce su profesión, la que le toca, y la de crítico de cine.

batman-v-superman

Entro fuerte porque el Batman crepuscular de Ben Affleck, amargado y empecinado en su idea de la justicia, me ha gustado más que el de Nolan. Mucho más (con muchos menos minutos en escena). Y promete, sobre todo si se cumple la idea de que el actor dirija una película sobre el Hombre Murciélago, además de protagonizarla. Por contra, no entiendo a Lex Luthor, cuyas motivaciones no se explican y la actuación se acerca más al personaje de Joker. Me aburre Superman, como ya lo hizo en “Man of Steel” (con esa Lois Lane omnipresente), filme que lleva su mayor lastre en los créditos, en la producción ejecutiva donde figura el chavalote de “Origen”, el mismo que confunde la épica y la emoción con las imágenes “sobremusicadas” y la virguería técnica sin fondo, cagándola más allá de la forma. El Hombre de Acero es un genocida absoluto, los daños colaterales cuando pelea contra el malvado lo deja bien claro, pero no se profundiza de verdad en su lado oscuro, en esa zona prohibida que se queda en la estética, en esas sombras generadas por ordenador y en ese supuesto barniz de realismo que se olvida del espíritu de los tebeos y opta por una óptica rancia, sumamente seria.

Y hablando del espíritu de los tebeos, “Batman v Superman” funciona especialmente en las escenas de mamporros (como “Man of Steel”), cuando se libera, huye de complejos y se deja llevar por lo que realmente atrapa al lector de toda la vida: ¡las hostias! La historia parece haber sufrido hachazos en su estructura narrativa, si no controlas las historietas de partida no se entiende nada, luego auguro un director´s cut de altura (y duración extrema). A todos nos ha gustado Wonder Woman, porque es la única que pone caras de estar disfrutando con el espectáculo, pero menuda presentación de Aquaman y compañía: metida con calzador y nefasta. Cuando el personaje de Holly Hunter se da cuenta (spoiler), mirando al tarro de pis en el juzgado, que Luthor se la está jugando, es cuando el propio espectador empieza a entender algo. Compartimos la expresión facial de la actriz sentados en la butaca de la sala oscura. A partir de la explosión todo vale, todo fluye, y el que no entre que vuelva a su casa. Toma punto de giro.

Batman-v-superman3

Hay muchos guiños, eso que nos gusta tanto a los aficionados, algunos sensacionales, como Doomsday emulando a King Kong o la película que está viendo Batman de niño con sus padres, “Excalibur”, que remite directamente a la escena de la batalla final (spoiler), cuando Superman clava la lanza al gran villano, por otra parte engendrado no se sabe cómo y porqué (aparte del CGI). No nos hacía falta que nos contasen por enésima vez porqué Bruce Wayne se convierte en el justiciero de la noche, pero Zack Snyder nos regala algunas ideas visuales sugestivas –a mi me gusta su versión de “Watchmen”, que tiene los mismo problemas al pretender mimetizar las viñetas-, nunca olvidemos que firmó el mejor comienzo de una película de terror en tiempo con “Amanecer de los muertos” (antes de toparse con Nolan). “Batman v Superman” es irregular, es fallida, pero es un buen tebeo malo, de esos que alaban los mismos que critican una película complicada en su génesis que me hizo reír involuntariamente en varios momentos, porque no deja de ser serie B con mucha pasta. Me quedo con el chateo, digno de Badoo, entre Wonder Woman y Batman vía email: ¿Eres tú la de la foto? Así de simple. De la ingenuidad al reparto de puñetazos en cuestión de segundos. Hay por dónde cogerla. El monstruo de Frankestein no era lo que parecía a los ojos de los demás.

Regalo envenenado

Filed under: Celuloide — el Domingo, 20 de marzo

THE-GIFT-2015

El regalo” pudo verse en el festival de Sitges, donde gustó al personal en general y su rostro principal, también director, productor y guionista, se llevó el Premio al Mejor Actor. Joel Edgerton debuta como realizador con buen pie, tras dejar su impronta delante de las cámaras en cintas potentes como “La noche más oscura” o “Animal Kingdom”. En su ópera prima presenta a un matrimonio feliz (Jason Bateman y Rebecca Hall) cuya armonía se ve descompuesta cuando alguien les envía misteriosos regalos que arrojan luz sobre secretos del pasado. El sabor de la venganza vertebra una propuesta, tan modesta como efectiva en su condición de thriller psicológico, que airea la cartelera por el bien del espectador sin prejuicios. “Para mí, la película empezó con una simple premisa”, indica Edgerton. “¿Qué pasaría si un abusador de instituto se topara con su víctima unos quince años después? ¿Cuáles serían o podrían ser los efectos? ¿Cómo podría afectar el pasado sobre el presente? ¿De qué modo ese pasado silenciado o irresoluto podría quebrar la situación presente?”. El resultado estremece y da qué pensar.

(texto publicado en el suplemento GPS de El Correo)

Bone Tomahawk, gracias…

Filed under: Celuloide — el Domingo, 13 de marzo

BoneTomahawkposter

Déjense de “El renacido” si les gusta de verdad el western y la aventura, sobre todo si se cruza con otros géneros, en este caso las didácticas películas de caníbales. “Bone Tomahawk” fue una de las sorpresas del pasado festival de Sitges, donde se llevó el Premio al Mejor Director para el debutante S. Craig Zahler, también responsable del guión, y el Premio de la Crítica. En la línea de la inefable “Los odiosos ocho” de Tarantino, a la que el tiempo le dará la razón, con más diálogos que acción, aunque contundente cuando aparece el meneo, esta ópera prima de modesto presupuesto deja un excelente sabor una vez reposada. Su excesivo metraje se olvida y el espectador se queda con el maremágnum de sensaciones y los excelentes momentos de un filme protagonizado por un grupúsculo de personajes entrañables bien dibujados. La trama transcurre en 1850, en un pueblo del salvaje Oeste donde un sheriff excéntrico (Kurt Russell), se une a un vaquero descarado (Patrick Wilson) y un anciano despistado (Richard Jenkins) para salir en busca de una mujer (Lili Simmons). El marido de la desaparecida (Patrick Wilson) también figura en la expedición y ninguno se libra de llevarse una sorpresa final abracadabrante.

(texto publicado en El Correo)

La juventud, divino tesoro

Filed under: Celuloide — el Martes, 26 de enero

youth_sorrentino_caine_keitelEl cineasta italiano Paolo Sorrentino dio el campanazo con “La gran belleza”, con Oscar incluido, con lo cual su nueva propuesta fue uno de los títulos más ansiados del pasado año. Tras pasearse por innumerables festivales, entre ellos el de Sitges, donde despertó filias y fobias, su último trabajo recae en nuestra cartelera abriendo la temporada con el ánimo de repetir éxito, un objetivo complicado para el cual el alabado realizador va bien preparado: esta vez ha rodado en inglés, ampliando su posible calado internacional, y ha contado con un casting de lujo encabezado por Michael Caine, Harvey Keitel, Rachel Weisz, Paul Dano y Jane Fonda. Todo un puntazo de entrada que empuja a pasar por taquilla para degustar esta parábola sobre el paso del tiempo, con certeros momentos cómicos y una estética cuidada al servicio de una historia de ingeniosos diálogos y memorables personajes.

Caine interpreta a un afamado director de orquesta retirado que pasa sus vacaciones en un hotel de lujo en los Alpes. A su lado está su hija traumatizada (Weisz) y su mejor amigo, un director de cine en horas bajas en busca de inspiración al que encarna Keitel. El trío protagonista se cruza con diversos personajes, a cual más excéntrico, en un marco incomparable. El plantel artístico es lo mejor de un filme de ritmo reposado, algo excesivo en su metraje, que ofrece algunas arrebatadoras imágenes surrealistas, como ocurriera en “La gran belleza”. Sorrentino bucea en un tema complicado, cómo enfrentarse al futuro cuando la vida se escapa entre las manos inexorablemente.

(texto publicado en el suplemento GPS de El Correo)

2 de terror 2

Filed under: Celuloide,Saraos — el Martes, 26 de enero

Exorcismo

EXORCISMO EN EL VATICANO

La Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián sigue siendo una cita especial para los seguidores del horror y la fantasía. Su ecléctica oferta es capaz de encandilar a curiosos con ganas de probar sensaciones nuevas y a todo cinéfago que se precie. Cada año, cientos de fieles se reúnen, con la excusa de sentir el pánico correr por sus venas, en un recomendable ejercicio de catarsis, degustando películas a mansalva. El evento donostiarra se revela como un divertido aquelarre en torno al celuloide oscuro, aunque las últimas ediciones se han visto algo mermadas debido al recorte de presupuesto, un mal extendido que ha hecho mella en la programación. En noviembre de 2015 el carnaval de las bestias donostiarra clausuró con “Exorcismo en el Vaticano”, un tostón dirigido por el prometedor Mark Neveldine, co-autor de la serie “Crank” y “Gamer”, dos buenos ejemplos de fusión entre cine y videojuegos que se pierde en esta enésima vuelta de tuerca al tema de las posesiones demoniacas. Afortunadamente, en el Teatro Principal a orillas de la Concha hubo risas a cuenta de una historia tan original como bailar un aurresku como inauguración en un sarao made in Euskadi. Por supuesto, hay una mujer que cae en brazos de Satán y un grupo de sacerdotes que intentan llevarle por el buen camino.

maggie

MAGGIE

Casualidad, este fin de semana contamos con otro estreno visto en la festival más oscuro de Donosti. La Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián invita a bañarnos en un mar de sensaciones. Carcajearse, chillar y liberar nuestro instinto, pasar miedo, conocer en persona a cineastas de culto, actores míticos, expertos en la materia… Tras una semana de intensa actividad, el rendido tributo a los monstruos de ficción, surgidos de lo más profundo del océano de nuestro inconsciente, satisface a los parroquianos. Bajo el influjo del hechizo del haz de luz del proyector, la magia habita en nuestras cabezas por unos días y expulsamos los malos pensamientos. “Maggie” también pudo verse en Sitges, donde pasó desapercibida a pesar de su premisa y curioso plantel. Lo cierto es que Schwarzenegger hace lo que puede en una trama trufada de tópicos que aburre hasta al más sensiblero. Una torpe propuesta, ópera prima de Henry Hobson, que aúna cine televisivo de sobremesa con la sobada temática zombie. Arnold encarna a un padre de familia denso que protege a su hija de dieciséis años infectada. Tarda medio año interminable en convertirse en una muerta viviente. La metáfora sobre el cáncer es tan obvia que es incapaz de brillar en una producción recibida con algarabía por su humor involuntario en el Teatro Principal donostiarra.

(textos aparecidos en el suplemento GPS de El Correo)

Star Wars VII, remake no confeso

Filed under: Celuloide,Toyz — el Domingo, 3 de enero

Estos días es difícil quitarnos de encima la sensación de que vamos a levantar la tapa del WC y nos vamos a encontrar a R2D2. La avalancha promocional de “Star Wars: El despertar de la fuerza” es imparable. Vas a comprar unas naranjas y está la imagen de uno de sus robots protagonista en la redecilla, aunque no tenga mucho que ver. Contratas un seguro para la casa y es probable que te pueda tocar una entrada para el estreno participando en un sorteo. La omnipresencia del universo impulsado por George Lucas, ahora en manos de Disney, puede llegar a producir rechazo mientras los fans de la saga se frotan las manos y llevan días con lágrimas en los ojos, algo que sabe bien J.J. Abrams, un tipo más que solvente que supo timarnos bien con “Lost” y de ahí para arriba. El fervor por la nostalgia ha generado un jugoso negocio en torno a ella, la infancia recuperada, de tal manera que la maquinaria se ha puesto en marcha para que el nuevo filme arrase en las salas y de paso el merchandising no encuentre límite en su recaudación de pingües beneficios mediante la venta de objetos inimaginables.

1-JJKathy-NO-LOGO

Abrams es un sujeto sumamente inteligente, un fanboy con madera de cineasta. Actualizó Star Trek sin sufrir por ello y es muy consciente de lo que quieren los seguidores acérrimos de, vamos a decirlo, “La guerra de las galaxias”. No aceptan sin rechistar lo que les dio un torpe Lucas en la primera trilogía, lanzada a posteriori cronológicamente. El patinazo del director de “THX-1138” y “American graffiti” – esas sí que eran buenas- fue monumental, apostando por un infantilismo galopante. Sabiendo que “El imperio contraataca” era la mejor, y no la dirigió él, no se aplicó el cuento de quedarse únicamente como productor, pero rectificar es de sabios, sobre todo cuando hay dinero en juego. Así pues, “Star Wars: El despertar de la fuerza”, el séptimo episodio en el tiempo, va directa al corazón del groupie. La película no se anda con chiquitas y apela a la nostalgia por la puerta grande, marcándose un remake que no oculta su condición y atrapa emocionalmente a su target calcando sin sonrojo todo aquello que hace vibrar a millones de personas dispersadas por todo el planeta que disfrutan sobremanera con la acción, la aventura… y el culebrón de Skywalker y compañía.

227

“Star Wars: El despertar de la fuerza” es tan entretenida como poco arriesgada, pero tal y como golpeó la saga el propio Lucas, dejándola con el culo al aire, sabiendo cómo están las cosas en términos de recaudación, no podemos reprochar nada a una propuesta de ritmo encomiable, casi histérico en su primera mitad, con un casting inteligente, con nuevos rostros (John Boyega, Daisy Ridley, Oscar Isaac) y valores seguros: Harrison Ford y Carrie Fisher a la cabeza. La historia continúa treinta años después, Han Solo peina canas, como los seguidores del festejo, que han inculcado su afición desmedida a su descendencia, con mayor o menor fortuna, como en el fútbol. Dejando a un lado lo escalofriante que puede llegar a ser que tu vida gire en torno a una ficción de esta guisa, como si fuese la Santa Biblia, ser un hooligan, la séptima entrega de la saga Star Wars es un desfile de guiños al público entregado. No defrauda en absoluto en este sentido. Los diseños de naves, criaturas y elementos que lucen en el paisaje son excelsos. Nada que ver con la decepción de la primera trilogía. Agradecida puesta en escena la de Abrams, buen pulso y sentido del humor, algo necesario para ofrecer al espectador un tono arrebatador. No hace falta contar nada del argumento porque ya se sabe, ya hemos visto la película con anterioridad, lo que no quita que la devoremos sin pestañear pegados a la butaca. Cuando suena la sintonía de John Williams, algo pasa en nuestro interior.

7

EL BIEN Y EL MAL

“Star Wars” retrata en clave fantástica la eterna lucha entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad, algo extrapolable a su existencia en la historia del cine. Para algunos su éxito supuso la aparición del concepto blockbuster, la infantilización de Hollywood, para otros elevó la evasión a la categoría de arte.

EL MARKETING

La cultura de la nostalgia está resultando ser un chollo. El consumo de merchandising proporciona más beneficios que las propias películas. El concepto de franquicia elevado al cubo, pero también un sugestivo cruce de medios: tebeos, video-juegos, literatura…

LA VIDA

El hecho de que muchos fans fatales de la saga se la tomen como una religión da para numerosos estudios. Hay quien piensa que existe la Fuerza. Generacionalmente, algo pasó en los estudiantes de E.G.B. que sigue transmitiéndose a sus hijos.

LOS PROTAGONISTAS

El episodio de estreno presenta nuevos rostros. John Boyega es un stormtrooper, un soldado imperial que opta por abandonar el lado oscuro. Pudimos verle de chaval en la recomendable “Attack the Block”. Daisy Ridley (“Scrawl”) es una joven jedi, aunque todavía no lo sabe. Ambos son prácticamente debutantes, una buena apuesta. Oscar Isaac, uno de los mejores actores hollywoodenses del momento, encarna a un brillante piloto de la Resistencia.

(texto aparecido en el suplemento GPS de “El Correo”)

george-lucas

“GEORGE LUCAS: ALLÁ EN SU RANCHO GRANDE”

La mercadotécnia de “Star Wars” es certera e implacable. La publicidad parece llegar sola. Los propios fervientes seguidores de la franquicia forman parte de su inmensa campaña promocional. Hablar del fenómeno es la tónica general, de lo contrario la sensación es de desactualización. Encontrarse a personal con la camiseta corporativa en el pase de prensa, detalle poco profesional, como si fueran soldados imperiales, denota la capacidad de hipnosis de un producto que arrasa, independientemente de su calidad. ¿Quién le iba a decir a George Lucas que su juguete cambiaría la industria del cine? Cuando se estrenó “La guerra de las galaxias”, reivindiquemos su título en castellano los más talluditos, un 25 de mayo de 1977, las expectativas eran más bien bajas. Su máximo responsable andaba de vacaciones en Hawai, ajeno al lanzamiento, tras asumir que 20th Century Fox no confiaba en el filme y varios pases de testeo no habían generado buenas vibraciones. Pero el cine es lo que es, impredecible, y los ejecutivos de los grandes estudios aceptaron encantados su error mientras llenaban las arcas. Lucas recibió una llamada telefónica animándole a que encendiera la televisión y contemplase las colas que se estaban formando a las puertas de las salas cinematográficas. La suerte estaba echada y se rompió la banca. Más de 775 millones de recaudación internacional corroboraron el éxito y dieron el espaldarazo a una propuesta que aunaba acción, aventura y ciencia-ficción con unos toques de culebrón y un agradecido sentido del humor (el que le falta en la actualidad a realizadores que están cambiando el panorama audiovisual, excesivamente serio y presuntuoso en su deseo de ser realista, incluso con temáticas fantásticas, con Christopher Nolan a la cabeza). (continuar leyendo esta entrada …)

Hitman, otra adaptación bluff

Filed under: Celuloide — el Domingo, 4 de octubre

El cine de acción, con explosiones y tiroteos marcando estilo, no pasa por uno de sus mejores momentos. Las películas de este fecundo género, si hablamos en términos de taquilla, se parecen demasiado unas a otras. Solamente el sentido del humor y la coreografía de algunas secuencias, originales a su manera, salvan de la quema a un puñado de títulos al año. Si nos centramos en las producciones occidentales –en Oriente siguen partiendo la pana cuando se ponen-, se pueden contar con los dedos de la mano los lanzamientos que sobreviven entre el maremágnum de propuestas que abusan de los abracadabrantes efectos visuales y las caóticas persecuciones en coche. En la lista de la fortuna, el estreno que nos ocupa, “Hitman: Agent 47″, no está entre los indultados. Aleksander Bach, debutante cuya carrera audiovisual se ha nutrido de encargos publicitarios, está detrás de este intento de reflotación de una franquicia basada en el videojuego multiventas que malgastó una oportunidad en 2007 con la versión en imagen real del realizador galo Xavier Gens, artífice de la cañera “Frontière[s]”. Poco le dejaron jugar en aquella ocasión al director del filme, aunque su fallido resultado, víctima del corsé de la comercialidad, se echa de menos al ver la pobreza argumental de su supuesta renovación con capital estadounidense, una actualización torpe que llega a nuestros cines mientras algunos nos preguntamos por qué goza de tamaño privilegio.

Imagen de previsualización de YouTube

“Hitman: Agente 47″ presenta al asesino implacable que triunfa en las consolas como un ser humano sin sentimientos manipulado genéticamente. Entrenado al máximo, es la máquina de matar perfecta. Rupert Friend (“Homeland”) da vida al protagonista con un hieratismo exacerbado, aunque lo pida el rol. Zachary Quinto (“Star Trek”) es su enemigo, el secuaz más letal de una organización criminal de proporciones gigantescas que quiere hacerse con el control de todo. Llueven los mamporros y se turnan sin sonrojo las tomas nerviosas que recogen el intercambio de disparos sin ton ni son. El principal lastre de este tipo de largometrajes tiene un nombre: Bourne. Quieren ser como sus películas –al menos las tres primeras- pero no consiguen ni a tiros su ritmo y narración. Paul Greengrass es mucho Grengrass y Aleksander Bach es poco Bach. No ha hecho los deberes ni lo suyo es la musicalidad a la hora de ensartar una secuencia tras otra. Si querían un nuevo comienzo se han pillado las manos. Probablemente Gens se las frota mientras prepara la esperada adaptación de “La piel fría”, un libro de obligada lectura si te va el fantástico. “En ‘Jungla de cristal’ fue la interpretación de Bruce Willis y la personal historia de su papel, John McClane, lo que añadió una significativa profundidad al personaje”, explican desde producción.“En el caso de Agente 47, nosotros siempre le concebimos como algo más que simplemente un asesino despiadado. Queríamos abrir y humanizar la historia”. Algo se perdió por el camino.

(publicado en EL CORREO)

Entrevista caníbal a Santiago Lorenzo

Filed under: Celuloide,Palabrería mística — el Domingo, 4 de octubre

Disponible en video la entrevista que realicé al ínclito SANTIAGO LORENZO en La Risa de Bilbao. Hablamos de sus novelas, su manera de no-entender el cine, sus maquetas delirantes, la estética luxe, la nostalgia mal entendida, el tardo-franquismo, el humor marciano…

Imagen de previsualización de YouTube
Anotaciones Anteriores »