diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Pasatiempos machista

Filed under: Desvaríos,Music non stop — el Viernes, 29 de junio

HOY: ¡Las SPICE GIRLS!

¿Jugamos a las diferencias?

Spice Girls.jpg

Pero… ¿qué la ha pasado a la negra? Perdón, a la chica de color… ¿Es la única que no se ha operado? Aunque, fijándote también en…

Córtate el pelo, cambia de vida

Filed under: Celuloide — el Viernes, 29 de junio

“Es como el circo; vives prácticamente con otra familia durante los rodajes, con tus compañeros de equipo. Por eso, pasas un tiempo desaparecido y luego, cuando se te acaba el contrato, te pasas el mes de paro recuperando a tus amigos, a tu novia, a tus padres, a tus hermanos… Hasta que llega un nuevo proyecto y retomas la vida circense”.

Lo ha dicho Leo Martínez, ayudante de producción, en las páginas de TvMás, refiriéndose a la abducción de un rodaje.

Días de paracetamol

Filed under: Desvaríos — el Miércoles, 27 de junio

Paracetamol, Clarityne y Bexal en vena. La alergia primaveral de los cojones se alía estos días con un punzante dolor de muelas.

¿A estas alturas aparecen en escena las muelas del juicio?
Ya he aceptado hace tiempo que he perdido el juicio, joder, no me vengas ahora con estas, querido organismo…

Paracetamol.jpg

Igual es que aún estoy afectado por la gala de Factor X del pasado lunes, donde los incautos espectadores de criterio abollado fuimos sometidos a varias descargas de amor chacho. Tremenda la pieza protagonizada por el microcéfalo de United y su ligue rubiales de bote de las Lady´s, con ese final en un hotel de luxe echando el palo con el beneplácito del programa, que subvenciona el sexo libre entre subespecies. Creo que me apeo de mi adicción absurda después de tanto horror, compañeros.

Borja_Crespo.jpgEl calor ya está aquí para quedarse, y va en serio. He desempolvado los ventiladores, y ya va siendo hora de pillar un aire acondicionado decente para no quejarse tanto. El pasado verano sufrí de lo lindo dando caña a los textos del libro de Cronenberg encerrado en casa. Entre el trasfondo enfermizo de la materia a tratar, el rollito ermitaño y el calorazo letal uno se derretía ante el ordenador pensando en cosas terribles. Muy terribles. No pienso volver a dejar entrar en mi hogar, dulce hogar, la palabra decadencia con tanta soltura.

Tras el curso en Santander que impartí con satisfacción el pasado viernes, con Cobe (el hombre que desayuna cuatro veces tan campante) y Vigalounge (el hombre que pone a sus alumnos YouTubes para concienciarlos), me pasé por Bilbao, donde comí en exceso para no olvidarme de que soy vasco. Aproveché para dar mi primer paseo dominguero por los acantilados de la Galea con los cascos a tope (Tegan & Sara), pensando en lo divino y lo humano, señal, para el que esto escribe, de que da comienzo de verdad el verano, unas fechas que antes odiaba, y ahora reclaman mi atención poderosamente. Mi madre, siempre aguda, me dice que es un síntoma de que me hago mayor. Puede ser, las canas de mi perilla se reproducen vertiginosamente, cuestión que me preocupa más bien poco, la verdad… Como dice el amigo Lardín en uno de sus últimos posts (que admiro sobremanera): “Llevo aquí unos 36 años y todo va bien”.

De vuelta a Madrid, las cañas y las tapas en las terracitas combaten, cuando cae el sol, el exceso de trabajo del día a día.

De papeo con Juantxu, que se atreve a representarme (gracias, txo!); el amigo Jimmy Barnatán, un jodido crack; y Enrique, el hombre inefable que soporta mis interrogatorios tontos sobre papeleos odiables, llegamos a la siguiente conclusión tras hablar de todo un poco frente a un escalope con patatas y salmorejo…

Imagen de previsualización de YouTube

Orgullo Gay

Filed under: Desvaríos,Music non stop,Saraos — el Miércoles, 27 de junio

La que se va a liar en el barrio…

Imagen de previsualización de YouTube

Aquellos tormentosos años

Filed under: Garabatos — el Martes, 26 de junio

chester_brown.jpgNunca me has gustado es el reverso perturbador de Aquellos maravillosos años. El canadiense Chester Brown dibuja sus memorias con una sensibilidad inusitada, tan atractiva como inquietante. Poesía en viñetas.

El pequeño Chester no se atreve a decir palabrotas. Ni siquiera mierda. Es imposible que algún exabrupto salga de su boca, por eso sus compañeros de clase, los más lanzados, se mofan de él a la primera de cambio. La educación estricta de su madre, religiosa hasta la médula, le ha convertido en un inadaptado, un freak que, con el paso del tiempo, en una clara necesidad de expulsar sus monstruos, limpia su espíritu ejerciendo de genial dibujante de cómic. El pequeño Chester es Chester Brown (Montreal, 1960), uno de los autores de cómic independiente más representativo de los últimos tiempos. En Nunca me has gustado afila el lápiz para rememorar su adolescencia, aquellos años no tan maravillosos en los que se buscaba a sí mismo sin encontrarse, mientras descubría el amor y la amistad. Las dificultades para comunicarse con los demás, la enfermedad mental creciente de su madre, los jugueteos inconscientes con el sexo contrario y la incapacidad de sentir según qué cosas son algunos de los temas reflejados en un álbum visualmente ingenioso que utiliza magistralmente el silencio entre viñetas, el vacío en la página, para encandilar al lector.

Nunca me has gustado se publicó originariamente en el cómic-book autoeditado Yummi Fur bajo el título Fuck. El Playboy es otra obra indispensable de Brown, editada por La Cúpula. En sus páginas cuenta sus experiencias como ávido consumidor de la conocida revista para adultos. Se mira al espejo y lanza una mirada implacable sobre su propia vida, buceando una vez más en su atormentada adolescencia.

*Publicado el pasado domingo en EL CORREO

Weissmuller no está solo

Filed under: Palabrería mística — el Lunes, 25 de junio

“Aún me pongo mi bañador rojo, incluso salgo a la playa y corro a cámara lenta”. (Pamela Anderson)


Pamela_Anderson.jpg

¡Qué bochorno, amigos!

Filed under: Desvaríos — el Sábado, 23 de junio

Pinchen AQUI y verán algo realmente ESPELUZNANTE. Todavía no doy crédito. Siento escalofríos. Tengo miedoooooooooooooo…

Morralla

Filed under: Celuloide,Infrafreaks — el Viernes, 22 de junio

Cuelgo aquí debajo una magna pieza del amigo Juanan Bilbao, incombustible francotirador del formato video, del sketch de humor absurdo y pasado de vueltas, del chiste grueso y la fanzinfección. Con entrañables tipos como Juanan, que siempre están ahí, entre las sombras, con muchas ganas de hacer cosas -con los colegas, con cuatro euros o ninguno-, la castrante corrección política y el aburguesamiento letal no han ganado la última batalla. ¡A por ellos!
Imagen de previsualización de YouTube

Transformers: out of order

Filed under: Celuloide — el Jueves, 21 de junio

Semana rara, de malas noticias. El lunes echaron a Aylin de Factor X, se ha muerto el Fary… y Transformers es una santa caspa. Acabo de llegar a casa tras asistir a la premiere nocturna por cortesía de Lluvia Rojo (thanx, rubia…) y he de decir, de entrada, que Michael Bay nos haría un favor a todos dedicándose a otra cosa. Se ha sentado delante de nosotros, en la butaca de enfrente, y ha sido lo suficientemente listo como para escaparse a los diez minutos del comienzo de la película, de lo contrario le hubieran caído collejas a porrillo.

Transformers Logo.jpeg

Transformers peca de lo que peca el cine comercial con mucha pasta últimamente: de un infantilismo sonrojante. No me canso de decirlo por aquí, es el cáncer del cine de evasión, aunque la cinta del papanatas de Bay queda algo por encima de Spider-Man 3 y Piratas del Caribe ídem, lo cual no es decir demasiado. Confieso que iba con ganas. Me he sentado al lado de Phibes y hemos empezado nerviosos, como niños, pero a medida que los actores soltaban chistes tontorrones se nos ha cortado el rollo. Se coge lo peor del cine de los ochenta, se añaden unas gotas de lo más bochornoso de Independence Day y ya tenemos Transformers, un cruce oligomongo entre Herbie, Cortocircuito y Pequeños Guerreros.

transformers 2.jpg

Da pena que las escenas de acción, con espectaculares efectos especiales (eso sí), no se entiendan bien. Están rodadas con el culo. No se ve nada. No se sabe dónde está cada cual. Uno flipa con los diseños de los robots gigantes, pero cuando se dan de mamporros no hay quien distinga el culo del bicho de hojalata de su jodida cabeza. Muy mal, Bay. Con el material jugoso que te traías entre manos. A Phibes y a mi nos venían a la cabeza secuencias míticas como la persecución de Terminator, o las peleas con los bichos en Starship Troopers. Nada que ver, por supuesto.

Transformers 1.jpg

Los Transformers se comportan como los Teletubbies, hasta bailan breakdance y se hacen los enrollados. Me quedo con los Power Rangers. El guión, si uno se lo toma en serio, se cae por todos lados, defecto que uno puede obviar cuando la diversión le distrae, pero no es el caso. Lo más decente, la batalla final, a pesar de que, si la hubiese rodado el primo de Michael con las manos atadas a la espalda y un parche en el ojo, sería probablemente mucho más impactante. Hay que verla en el cine y tal, pero la única manera de fliparlo de verdad es ponerse el chip de niño feliz con diez años. Aunque igual ni eso.

Marvel Zombies !!!

Filed under: Garabatos — el Martes, 19 de junio

Marvel Zombies 1.jpg¿Los superhéroes del universo Marvel convertidos en muertos vivientes? Eso parece, y vienen a devorar tu cerebro. ¿Hay mayor amenaza para la humanidad? La Tierra arrasada por superzombis. La diversión está garantizada.

El cine no es el único medio donde están de moda los no-muertos. El cómic también acoge con los brazos abiertos las simpatías que despiertan los cadáveres andantes entre los seguidores del género fantástico, sea en papel o sobre celuloide. Para aprovechar el tirón, algún editor avispado de la Casa de las Ideas pensó en unir muertos que caminan con la tendencia que más funciona en el mercado americano: los superhéroes. Y nadie mejor que Robert Kirkman, el guionista de la indispensable saga Los muertos vivientes, para afrontar el reto de fusionar difuntos antropófagos con ganas de juerga y humanos en pijama con poderes sobrenaturales. El resultado es Marvel Zombies, una serie de cinco comic-books reunidos en un solo tomo recopilatorio en nuestro mercado, con Sean Phillips a los lápices y llamativas portadas de Arthur Suydam.

Marvel Zombies 2.jpg

Los seguidores más acérrimos del sello Marvel son conocidos como Marvel Zombies entre los aficionados a las viñetas, un mote cariñoso que ha acabado siendo una cabecera que ha encandilado, precisamente, a los compradores compulsivos de tebeos de superhéroes. Los fans fatales de la aventura y el terror pueden disfrutar sobremanera con esta divertida mixtura entre La noche de los muertos vivientes y las criaturas del maestro Stan Lee & Co, donde los superhumanos son infectados por un virus que los convierte en monstruos hambrientos. Una original propuesta modelada por Kirkman, guionista de carrera ascendente.

(texto, sin cortes, rescatado de EL CORREO)

Anotaciones Anteriores »