diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

A bocajarro

Filed under: Garabatos — el Domingo, 30 de julio

Imaginemos que un sujeto trajeado, con buen aspecto, nos persigue allá donde vamos. Lleva un misterioso maletín en la mano, no es el cobrador del frac, y cuando logra alcanzarnos nos hace una escalofriante pregunta: ¿Le gustaría matar a alguien y salir limpio del crimen?

100balasregular01_01g.jpg

El muy truhán, con su pinta de ejecutivo, escarba en nuestro inconsciente mientras se acaricia la corbata y saca a relucir el odio que quizás llevamos dentro. La venganza es un plato que se sirve frío y el personaje del maletín nos plantea, sin duda, una jugosa oferta. ¿Qué puede ocurrir si alguna persona nos ha destrozado la vida y desde entonces su infame estampa no deja de lucir en nuestro punto de mira? ¿Le volaríamos los sesos cual cuadro de Pollock con un tiro de gracia? Una cuestión peliaguda, base argumental de 100 Balas, una serie de alto voltaje que ha encumbrado a su guionista, Brian Azzarello, responsable de un atractivo cómic negro que invita al suspense en cada página. Tras ver la luz en nuestras fronteras de la mano de Norma Editorial, Planeta DeAgostini, la competencia, rescata la saga y la amplía, poniendo al lector en bandeja una nueva oportunidad para disfrutar con las maquinaciones del agente Graves, un hombre misterioso que te ofrece sin miramientos los medios, manera y método para cometer un asesinato y no ser condenado por ello. El maletín que pasea el misterioso personaje contiene una carta blanca, una pistola y 100 balas. Más de uno estamos esperando algo así para acabar con ese molesto vecino que no para de pinchar el CD pirata recopilatorio de éxitos del verano de turno los domingos por la mañana. ¿Hay alguna solución mejor para acabar con semejante plaga?

(Columna dominical rescatada de EL CORREO)

Viernes 13 cañí

Filed under: Celuloide — el Viernes, 28 de julio

La central.jpgLa absoluta falta de pretensiones es una cualidad admirable en el buen cine de entretenimiento, sobre todo cuando se tienen las cosas claras antes de dar el primer golpe de claqueta. Si hablamos de películas de evasión, cuyo único objetivo es hacer pasar un buen rato al espectador sentado en su butaca, hemos de ser conscientes de que también hay que saber rodar este tipo de productos concebidos para el consumo del gran público. No todo vale cuando se huye del conflicto intelectual con el espectador. No hay que quedarse con la idea de que el baremo de calidad puede ser ínfimo cuando tenemos entre las manos una obra modesta que solamente busca hora y media de diversión. Este cuento no se ha aplicado en su debut tardío el distribuidor Francesc Giró, ahora metido a director, que pretende explotar con La central una fórmula manida hasta la extenuación a la que aún se puede sacar punta con ganas e ideas.
Casi el 80% de la cuota de pantalla en España es público veinteañero que acude en masa a los centros comerciales armado con palomitas y golosinas para ver el último estreno del fin de semana. La central busca este tipo de espectador con una cinta de terror en la línea de Viernes 13 y tantas otras cultmovies con alegres psicópatas, un esfuerzo loable que, desgraciadamente, como viene se va. La opera prima de Giró da gato por liebre. No aporta absolutamente nada al subgénero y no cumple con los requisitos fundamentales para que el espectáculo funcione mínimamente. El relato macabro de un grupo de jóvenes que se aleja de la civilización y va a parar a un misterioso lugar donde cada uno de los miembros va siendo asesinado del modo más cruel posible lo hemos visto mil veces, pero aparece Scream y ponemos a cero el contador de cadáveres. Las posibilidades de exprimir el esquema son infinitas, pero, de entrada, en La central los protagonistas no empiezan a ser exterminados hasta bien avanzada la soporífera trama. Hay que esperar casi una hora de metraje para que pase algo, a pesar de que, como espectador, quieras ver el cuchillo morcillero funcionando al de 5 minutos de iniciarse la proyección, tras escuchar diálogos de parvulario y observar a un hatajo de teenagers de manual comportarse como en el programa televisivo Libertad vigilada, bebiendo como oligofrénicos con la única obsesión de mojar el churro. La tensión y los sustos brillan por su ausencia, aunque la terrible banda sonora pretenda remediar el desaguisado. Las muertes son más bien sosas, el peor calificativo que se puede endiñar a un producto kleenex de estas características. Poca sangre y poco rock´n´roll.
La central se antoja un ejercicio de prácticas de instituto estirado que confirma que la temporada cinematográfica estival es una especie de contenedor de basuras donde cabe todo lo que no ha podido ver la luz durante el resto del año (quizás porque nunca debería verla). El ataque de los bodrios asesinos sucede en verano. Repasen bien la cartelera antes de elegir qué ver y sufrir en silencio en la sala oscura.

Chicha y limoná

Filed under: Go Go Girls — el Viernes, 28 de julio

Podría pasarme todo el verano navegando AQUI dentro.

Noticia intrigante

Filed under: Celuloide — el Jueves, 27 de julio

A TODO GAS: TOKYO RACE da la sopresa y desbanca a SUPERMAN RETURNS como líder de la taquilla española

Por cuarto fin de semana consecutivo ha habido relevo al frente de la taquilla española. Ocupa el puesto de privilegio un estreno, A todo gas: Tokyo Race, que, con unos ingresos de 1,29 millones de euros entre viernes y domingo, se ha impuesto al anterior líder, Superman Returns. La tercera posición del ránking ha estado muy disputada entre otra novedad, La sombra de la sospecha, y Cars, aunque se ha decantado en favor del primero de estos títulos. Mientras, Desde que amanece, apetece no logra romper la mala racha del cine español.

Fuente: Cine por la red

Where is my Mind?

Filed under: Music non stop — el Miércoles, 26 de julio

Un año más he sobrevivido al FIB. Muy dura la vuelta al cole, tirando de ventilador frente al ordenador dando los últimos toques a los textos de Cronenberg, con unas ganas locas de volver a escaparme más allá del fin del mundo. Este puto calor es insoportable…

Resumiendo el FIB: un año espléndido. Nota alta. No ha sido el mejor, pero si de los mejores. Y el más superpoblado. Es impresionante ver a miles de personas felices, olvidándose de los males del mundo, en sintonía, coreando al unísono canciones que llegan al alma en un estado de comunión alucinante. El poder de la música en directo es fascinante. Nunca el cine podrá llegar a algo así. En mala hora abandoné la guitarra eléctrica…

fib2006.jpg

El primer día, el petardeo de Scissor Sisters dio para unos bailes de calentamiento. El segundo, la hipnosis de la nostalgia. El momento fan fatal. Estremecimiento absoluto con los primeros acordes de Pixies. Como no tienen disco nuevo, toma hit tras hit. Sin parar. Sin dejar respirar al respetable, salvo cuando el público de la primera fila casi perece contra las vallas. El inconmensurable Frank Black calló su garganta y la organización solucionó rauda y veloz un problema de posible avalancha mortal, nunca antes vista en Benicassim. Mención especial al escalofrío interior que sentí al ver a Kim Deal hecha una maruja. Otrora sex symbol indie, ahora se asemeja a la Rosa de OT pre-Mira quién baila, fumando cigarrillos compulsivamente entre temazo y temazo. Después de Pixies… los Strokes. Madera de rock stars. Menudo grupazo, amigos, mal que les pese a muchos. El futuro es suyo. Una ametralladora sonora imparable.

Tercer día. El más tranquilo, aunque no paré de hacer air guitar con Nada Surf (más nostalgia, soy un viejuno). La estrellona Morrisey, a pesar de empezar con Panic de los Smiths, hizo el ridículo poniéndose una banderita española por falda. Muy desubicado, se fue desinflando… De Paco Ferdinardo pasé bastante. Canciones repetitivas verbeneras para las masas. No sé por qué les he pillado paquete… En la barra libre del backstage se estaba mejor.

Cuarto y último día. ¡El acabose! Empieza el día con energía con Yann Tiersen, que agarra el violín y arrasa. Amelie se viste de Mogwai. Los 50 minutos de concierto supieron a poco. Seguido, toma toma toma… ¡a bailar ska con Madness como un quinceañero! Nuevamente: NOS-TAL-GIA. Exitos imperecederos. Y llega Depeche Mode. El despliegue audovisual se sale. Enjoy de silence me toca la fibra (carne de gallina). Ya puedo volverme a Madrid contento, pero antes tocan Placebo y dEUS. Los primeros los he visto tantas veces que sentí que simplemente cumplían con el expediente. El divismo emergente de Brian Molko empieza a ser preocupante. Los belgas tocaron poco, pero fue un broche de oro perfecto para un festival ideal para liberar stress y expandir el alma.

Tacho varios temas de mi lista de canciones favoritas que quiero ver en directo antes de abandonar este planeta. Cada año, gracias al FIB, me quedan menos.

Atención a ESTAS FOTOS, cortesía de Don Manuel Bartual. En alguna salgo dando grima y mi rostro indica el alto porcentaje de mi alegría durante estos días… sic!!!

DEBASER!!!! DEBASER!!!

¡Sacarme de aquí!

Filed under: Celuloide — el Domingo, 23 de julio

zulo.jpgTe despiertas aturdido, entre temblores. No recuerdas bien qué ha ocurrido. No sabes dónde estás. Descubres, atónito, que alguien, no sabes quién ni por qué, te ha encerrado en un habitáculo minúsculo donde apenas hay ventilación y no entra luz alguna. Has sido secuestrado. Bienvenido al infierno. Esta es la dura premisa de partida de Zulo, opera prima de C. Martín Ferrera que se presenta con el mejor cartel del cine español en tiempo, comentario extensible a la cinematografía mundial, donde proliferan los pósters anodinos con el careto de algún actor conocido. No es el caso de esta valiente propuesta, cuyo peso recae sobre las espaldas de un solo rostro poco aireado, Jaume García Arija, de amplia trayectoria teatral, que aguanta el tipo durante ochenta minutos en un relato visceral que transcurre en un único espacio muy limitado, un pozo real, de 2,80 metros de diámetro por 6 metros de altura, donde se rodó la película a lo largo de un año para que la progresiva desesperación del protagonista hiciese mella en su propia carne.

Jaume García Arija, Premio al Mejor Actor en Fantasporto 06, tuvo que adelgazar considerablemente, además de dejarse crecer el pelo y barba, para enfatizar su deterioro. El debut de Martín Ferrera en el campo del largometraje, curtido con algunos cortos y documentales, describe la degradación física y mental de un hombre encerrado por unos criminales que se ocultan tras sendos pasamontañas. Sumergir al espectador en el progresivo abatimiento del personaje principal, hundido por la sin razón, transmitir su sensación de claustrofobia, es el objetivo básico de una película reivindicable por sencilla y modesta, que funciona por obvia, aunque no llega a sorprender. En Zulo no ocurre nada que no nos imaginemos previamente, quizás el mayor lastre de un cine sincero, que sale de las tripas, un retrato opresivo de la lucha por la supervivencia de un ser humano que, a pesar de quedarse a medio gas, vislumbra cierto interés en la experimentación con el lenguaje cinematográfico, un riesgo que pocos cineasta asumen, y menos un debutante, en los tiempos que corren.

Nunca llegamos a saber por qué han encerrado ahí al protagonista, aunque se puede intuir. De esta manera, el director abre una escalofriante posibilidad: cualquiera podemos acabar en una situación similar, angustiosa y demencial, sin sentido alguno bajo el prisma de la racionalidad. Un drama humano, a las puertas del thriller, que planta frente a nuestras retinas el horror del tormento psicológico. Interesante.

(Por si alguno/a, más de uno y de mil, no lo leyó el pasado viernes en EL CORREO)

FIB, FIB, FIB…

Filed under: Music non stop — el Jueves, 20 de julio

“Manicomios con olor a sobaco”, así definía Juan Manuel de Prfib.jpgada los gimnasios en su último texto dominical del suplemento XL Semanal. De parecida manera se pueden definir los festivales de música de verano, pasto de teenagers en celo, borrachuzos de diseño, peter panes contra el tiempo, periodistas gorrones, cool es culo, bla, bla, bla…
Sarna con gusto… no pica. Así que… ¡allí voy yo!, a sudar en grupo al FIB, FIB, FIB!!! Como cada año, arde Benicassim!!!

Horror en Kinepolis

Filed under: Celuloide,Reality Bites — el Miércoles, 19 de julio

Uno no gana para sustos. Me llega por e-mail una nota de prensa escalofriante, que podéis leer abajo pinchando en el lugar apropiado. Adivierto que es bastante angustioso.

El asunto del e-mail: NUMEROSOS FAMOSOS ACUDIRAN AL ESTRENO DE “DESDE QUE AMANECE APETECE” EN MADRID…

Me hago muchas preguntas, pero la más obvia:
¿ESTO ES EL CINE ESPAÑOL?

Hoy voy a tener sueños turbios.

(continuar leyendo esta entrada …)

Más sabias palabras

Filed under: Letrax — el Miércoles, 19 de julio

“Si me dicen que tengo que rodar una película en Guayaquil, me voy sin pensarlo, pero si me dicen que cruce la calle para recoger los papeles de Hacienda, me bloqueo. Mi vida parece organizada, pero es caótica. Por eso me asusta parar”.

Me identifico plenamente con estas palabras de la exquisita Leonor Watling, extraídas de una entrevista reciente en un periódico de cuyo nombre siento no acordarme.

Shena is a Parasite

Filed under: Music non stop — el Martes, 18 de julio

El último video perturbador de Chris Cunningham AQUI. Pone imágenes a The Horrors… Una pieza tan sencilla como inquietante. Y una canción cortita, como tiene que ser.

Anotaciones Anteriores »