diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Pop Porn

Filed under: Bizarrismo TuTubesco,Caja tonta,Celuloide — el Lunes, 29 de septiembre

Si hablamos de modos de representación audiovisual frescos, originales, que van encontrado su hueco en los últimos tiempos, afectando al lenguaje habitual del cine, y de nuevos canales de distribución, el género pornográfico ha encontrado en la red su hábitat natural. Las películas X al uso apenas se consumen, han sido sustituidas por un tipo de imágenes más cercanas al demandante. Escenas de sexo explícito donde despunta el POV (point of view), género en sí mismo, relevo del porno gonzo, ideado para implicar al máximo al espectador, como si éste interviniese en la escena, con el uso y abuso de la cámara subjetiva. Actualmente los beneficios del negocio de audiovisual subido de tono vienen más de las webcams. Los ingresos aumentan cuando la actriz que trabaja frente a la cámara, llamando la atención de los usuarios que pagan por conectarse y verla en acción, goza de mayor fama. La popularidad se la sigue otorgando las escenas que rueda para su divulgación previo pago, imágenes calientes que, inevitablemente, son pasto de la descarga ilegal. Como los cantantes y grupos musicales que aplauden la libre divulgación de su música porque se ganan la vida gracias a los conciertos en vivo y en directo, en el mundo del sexo virtual son conscientes del panorama reinante. La interactividad, con periféricos de por medio, es el siguiente paso en la cadena de explotación de uno de los mayores motores de la existencia del hombre. Porno transmedia. Existen webs donde el propio espectador construye su película X eligiendo los encuadres, el punto de vista, el tipo de actividad registrada, etc… Los aficionados también cuelgan su material, grabado por ellos mismos en sus hogares, el llamado porno casero, consecuencia de una demanda a dos bandas, el voyeurismo onanista y el excitante exhibicionismo, reflejo de la idea de espectador partícipe.

Picture

El excéntrico James Gunn, un tipo a tener en cuenta que se divierte dando vueltas de tuerca a los códigos de todo género que se le pone por delante, ha decidido aprovecharse de lo antepuesto y hacernos reír de calentón. En su webserie PG Porn (James Gunn, 2008-2009), disponible parte en YouTube –las piezas no censuradas- y en el site del cineasta, se ríe de los lugares comunes de la pornografía, cuyo hábitat natural actual es internet, como ha quedado claro. De amplia difusión en la red, tuvo su repercusión gracias a la temática y el indudable ingenio de su responsable. Los videos son fragmentos, aparentemente extraídos de un filme X, donde no hay sexo explícito en ningún momento, convirtiéndose en divertidos sketches donde tienen cabida desopilantes giros inesperados, números musicales, salpicaduras gore, entrañables momentos de apología del VHS, drops incluidos… En las imágenes, de estética cuidada, atendiendo a los tics del género, pilar fundamental de su gracejo, interactúan actrices reconocidas del mundo del porno, entre ellas las mediáticas Sasha Grey o Belladona, junto a nombres de series televisivas de culto como Buffy cazavampiros, Smallville o Firefly, entre otras.

PG_Porn

PG Porn es un ejemplo incendiario de material realizado directamente para su visionado en internet. La parodia funciona muy bien en la red. Si es de calidad, la comedia en general se erige como imparable viral. El propio Gunn, casi siempre con la ayuda de sus hermanos, bajo el sello de su productora The Good Guys, cuenta con otros proyectos en esta onda, entre ellos el piloto de la web sitcom Humanzee. Un delirio que formaba parte, inicialmente, de una serie de encargos de Microsoft a varios cineastas. El punto de partida era mezclar humor y terror en diversas piezas cortas para Xbox Live. La ida de olla de Gunn, cuyos comienzos en la Troma siguen latiendo en su cerebro iconoclasta, puso los pelos de punta a los subordinados de Bill Gates. La empresa censuró el episodio y el director de la estimable “Super” decidió huir hacia adelante colgando él mismo en la red, sin cortes, su loca propuesta. El microfilme, plagado de referencias cinéfagas, sirve de excusa para jactarse sin remilgos de las películas con mascotas humanizadas.

(texto rescatado del fanzine FUERZA VITAL)

Fragmentación audiovisual

Filed under: Caja tonta,Celuloide,Letrax — el Martes, 9 de septiembre

buffer

Bienvenidos a un mundo donde se lee en diagonal, si se lee, y se mira igual. Vivimos en la era de la sobrecarga informativa. La atención que prestamos a una pieza audiovisual depende del vaivén del buffering y el empeño de nuestra vista. Si la carga del material a degustar nos hace esperar más de la cuenta, nos ponemos nerviosos y a otra cosa mariposa. Si el ADSL no se comporta como debiera, el link que hemos pinchado puede perder su oportunidad. La paciencia se mide en porcentajes de barra, programada en horizontal. Si se mueve lenta, mal vamos. Si crece con más arritmia que armonía, no hay derecho. Cuidado también con la duración del show ofertado. En milésimas de segundo nos ahoga el tedio ante la posibilidad de encontrar otra oferta de entretenimiento con un chasquido de dedos. De un lado saltamos a otro, sin rechistar, a golpe de cursor, y tiro porque me toca. Empezamos buscando un videotutorial sobre cómo descargar videos de YouTube y acabamos en un site repleto de fotografías inefables protagonizadas por familias americanas sonrientes cuyas vidas transcurren en los años 80. Han pasado 5 horas desde el primer click con una intención clara. O más. Nos perdemos en un mar de píxels. La dispersión nos embriaga. Concentrarse en algo concreto cuesta demasiado, cada día más, porque nos rodea el todo y la nada. Sufrimos tiempos de fragmentación. El cine padece especialmente esta terrible enfermedad vírica. Lejos de la sala oscura y de su ritual -siempre que seamos educados-, es un acto en desuso el hecho de ver exclusivamente una película delante del televisor, el ordenador, el iPad o cualquier otra plataforma, sin otra tarea entre manos que nos distraiga, grande o pequeña. Se lleva afrontar en paralelo varias labores a la vez que reclaman un mínimo de atención, dando como resultado la volatilidad casi total de lo que devoramos, martirizando la retina. Es imposible entrar en el juego de un cineasta y prenderse de sus intenciones, gozar con su voz en definitiva, si visionamos su obra mientras tuiteamos y tenemos otras ventanas abiertas. Si la propuesta del artista se aleja de lo meramente visual, de lo convencional, y no le dedicamos nuestro tiempo y energía con cierta lógica, es más que probable que no lleguemos a entenderlo. Un filme con un ritmo endiablado nos puede parecer un rollo si hemos parado el reproductor varias veces a lo largo del metraje para contestar whatsapps, comentar en las redes sociales lo que estamos viendo, con foto incluida, o, simplemente, levantarnos compulsivamente para ir al baño. Manda el zappeo mental rápido. Damos al play mientras cumplimos con las obligaciones del hogar o trabajamos frente a otro monitor situado en el mismo campo de visión. La creatividad de hoy debe luchar contra el caos multipantalla para conectar con el cerebro del espectador. Estamos en el centro de una tormenta de imágenes que jamás va a amainar. Valorar una producción a trompicones, alternando, sin darle al pause, la pestaña que le acoge con otras adyacentes, da alas al non sense. Somos trolls de nosotros mismos. Entes dispersos. Loading…

(columna aparecida en el nº 135 de la revista NEO2, aquí sin cortes)

Entrevista en ETB – “Neuroworld”

Filed under: Autobombo,Caja tonta,Celuloide — el Lunes, 4 de agosto

Con motivo del estreno de NEUROWORLD en el festival FANT de Bilbao me entrevistaron en ETB junto a Jorge Dorado. Nos tiramos media horita hablando de cine fantástico y de nuestros trabajos. Se hace ameno, oigan…

Imagen de previsualización de YouTube

Asi fue Tracking en Bilbao…

Filed under: Autobombo,Caja tonta,Celuloide,Garabatos,Saraos — el Lunes, 3 de marzo

Muy contentos con la acogida de la primera edición de TRACKING en Bilbao. Por el botxo se pasaron personajes ilustres de trayectoria multidisciplinar que se apoyan en internet para dar a conocer su trabajo. Aquí van varios vídeos que recogen testimonios de algunos invitados. ¡Un placer!

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTubeImagen de previsualización de YouTube

Y más vídeos jugosos AQUI.

Taller de webseries y nuevos formatos

Filed under: Autobombo,Caja tonta,Celuloide,Saraos — el Miércoles, 29 de enero
Imagen de previsualización de YouTube

El mensaje del Rey

Filed under: Caja tonta — el Lunes, 24 de diciembre

En estas señaladas fechas aprovecho para recuperar las piezas que realicé para el especial navideño de La Hora de José Mota en 2010. Aquí va el tronchante mensaje del rey. Hoy, probablemente, será todavía más descacharrante (el real)… Que ustedes, y los suyos, lo pasen bien.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

¡¡¡ Maldita peluquera !!!

Filed under: Bizarrismo TuTubesco,Caja tonta — el Miércoles, 9 de noviembre

Me despeloto vivo, lo que se dice vivo, con este video delirante de un culebrón alocado… Ando que no se lo tuvieron que pasar en grande rodando tan desproporcionada escena de violencia doméstica. FIGHT!!!

Imagen de previsualización de YouTube

AQUI otro cachondeo padre…

En su día…

Filed under: Bizarrismo TuTubesco,Caja tonta — el Jueves, 20 de octubre

… nos entrevistaron en este programa de ETB. “Vascos en Madrid”, un temazo… Decimos varias tonterías, unas más ingeniosas que otras, a lo largo del video. Lo he encontrado hace nada en YouTube.

Imagen de previsualización de YouTube

Haciendo el chorra

Filed under: Bizarrismo TuTubesco,Caja tonta — el Martes, 15 de marzo

Estas cosas tan modernas e inservibles se encuentra uno en sus periplos de hotel en hotel… Y esta vez me ha dado por grabarlo…

Imagen de previsualización de YouTube

Atención también a ESTE VIDEO, concretamente pinchen los interesados en oírme hablar más de la cuenta en el minuto 8:30 y en el 31.

Zombimania

Filed under: Caja tonta,Celuloide,Garabatos — el Jueves, 20 de enero

Cómo anda el patio con el fenómeno zombie. No hubiera apostado, ni por asomo, que la serie “The Walking Dead” iba a funcionar tan bien de audiencia en su emisión tardía en La Sexta. Hizo en torno a un 16 de share hace unos días, una cifra nada desdeñable, especialmente tratándose de este canal, convirtiéndose en el estreno más fuerte de la historia (breve) de la cadena. Pensaba, iluso, que la gente que perseguimos este tipo de material lo vemos según se cuelga en la red, saciando nuestra ansiedad del tirón los muy interesados. Estaba disponible desde finales del pasado año y todo apuntaba a que se repitiese lo que ocurría en su día con “Lost”: los seguidores fehacientes del culebrón fantástico del nuevo milenio no lo veían en sus emisiones en canales nacionales (pésimas, por otra parte). Pero no, parece que, aparte de los fans fatales de los cadáveres andantes, hay un gran público interesado en un producto así. Un producto que, por otra parte, difiere sobremanera del material de partida, el cómic de “Los muertos vivientes”, y no para bien.

La serie de televisión empieza con buen pulso e imágenes impactantes. Su primer capítulo engancha, con escenas gore de lo más explícitas, algo chocante en los tiempos que corren, que parece que están cambiando, o al menos en la ventana electrónica, porque “Spartacus: Blood & Sand”, por tomar otro ejemplo, cuenta también con toneladas de cubos de rojo líquido elemento. Sangre y tripas a mansalva. Volviendo al terreno de los no-muertos, las viñetas superan por goleada a las imágenes catódicas, un dato que, evidentemente, se la suda al espectador medio. “The Walking Dead” empieza arriba para caer en picado, capítulo a capítulo. La cuarta entrega, la escrita enteramente por Kirkman, creador de los tebeos originales, es, curiosamente, la más floja del lote. Los dos últimos episodios de la primera temporada, el 5 y el 6, son directamente soporíferos. Sin embargo, la cosa chuta, la serie funciona para la masa y las historietas quizás –ojalá- se aprovechen de la coyuntura para subir algo sus ventas. Lo que uno sigue sin entender es por qué compran los derechos de éste o aquel cómic para luego hacer con la historia lo que se les pone en los cojones. Carece de sentido la maniobra, máxime cuando se parte de un título de culto que no arrasa en ventas, como es el caso, aunque se defienda mínimamente en el mercado. El caso es que la audiencia manda y “The Walking Dead” seguirá adelante, probablemente por mucho tiempo, alejándose de las intenciones del tebeo, del que ya hablé AQUI (aprovecho para rescatar ESTE POST anterior que versa sobre zombicomix). Pues bueno, pues vale… ¡vivan los zombies!

Anotaciones Anteriores »