diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

¿Qué es la creatividad?

Filed under: Autobombo,Desvaríos,Palabrería mística — el Miércoles, 17 de diciembre

“La creatividad debe ser una forma de vida”, lo digo en este video de apenas un minuto que me grabaron en Fundación Telefónica antes de moderar una mesa vestido en pijama con el excelso Paco Roca y el inefable Gregorio Belinchón. La grabación forma parte de un compendio de testimonios de diversas personalidades sobre la creatividad, a propósito de la exposición de Ferrán Adriá. Hay más piezas AQUI. Vean, vean…

Imagen de previsualización de YouTube

Cine de terror vs. videojuegos de horror

Filed under: Celuloide,Insert coin,Multimierda,Palabrería mística,Toyz — el Miércoles, 17 de diciembre

Un combate con fuego amigo. Desde Nekrogune me invitaron el pasado octubre en Donosti a hablar de cine y videojuegos de terror junto a Arturo Monedero. ¿Qué da más miedo? La actividad formaba parte de HELLBYTES, unas jornadas bien cucas en torno a mis pasiones. El nutrido intercambio de opiniones y anécdotas quedó así…

Los límites del humor

Filed under: Bizarrismo TuTubesco,Desvaríos,Palabrería mística,Saraos — el Miércoles, 4 de diciembre

Dos vídeos recogen la divertida mesa redonda “Los límites del humor”, celebrada el pasado 30 de noviembre en el bar Picnic de Madrid dentro de la programación de GRAF. Participan con gracejo y conocimiento de causa Darío AdantiCarlos de DiegoMauro Entrialgo y Joaquín Reyes, moderados por el que esto escribe. Entre risas, se dicen cosas interesantes.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Humor y underground

Filed under: Palabrería mística — el Miércoles, 13 de noviembre

Con motivo de la celebración de La Risa de Bilbao, cuya reciente edición estuvo dedicada al HUMOR UNDERGROUND, la periodista Marta Caballero entrevistó a varios ponentes invitados al evento sobre el actual momento del tema central de la interesante cita en el botxo. Una buena excusa para hablar de contracultura en los tiempos que corren. AQUI está el recomendable artículo entero, con declaraciones en texto indirecto, y a continuación reproduzco la parte que me tocó… La risa como resistencia.

“(…) Su nombre está asociado al underground desde los primeros noventa, cuando lanzó distintos fanzines y revistas y dirigió hitos de la cultura del momento como el cortometraje Snuff 2000, basado en el cómic de Miguel Ángel Martín. Crespo celebra que en la actualidad, “mal que les pese a algunos”, estemos volviendo al underground, un retorno que califica de necesario en los tiempos que corren, pues significa “independencia, autogestión, alternativo, transgresión…”.

Crespo no duda a la hora de describir este tipo de humor como un artilugio de resistencia: “Poner entredicho el sistema y cuestionar nuestro comportamiento es su razón de ser, además de hacernos pasar un buen rato. Reír por no llorar, y si encima es con sustancia, mejor que mejor… En la cultura española hay humor, lo hay, pero, desgraciadamente, no hay un ejercicio sano de la autocrítica… No se cultiva apenas la ironía, triunfa la corrección política y el humor negro molesta… Afortunadamente, para eso está el underground, lo alternativo. Es un modo de expresión esencial para aliviar nuestra existencia”, expone. Además, insiste en el aumento de manifestaciones culturales que pueden enmarcarse en el underground: “Hay ramas del humor, como el esperpento o el absurdo, muy propias de nuestras fronteras, que nunca desaparecen y que en momentos como el que vivimos son un soplo de aire fresco en una situación de angustia. Sin humor nuestras penurias pesan más. Hay que reírse de todo y de todos, incluido uno mismo”, recomienda (…).

Un vasco en Barnápolis

Filed under: Celuloide,Garabatos,Palabrería mística — el Martes, 6 de agosto
Imagen de previsualización de YouTube

Sobre la escritura de cine (y más)

Filed under: Letrax,Palabrería mística — el Lunes, 24 de junio

Cuelgo también en el INFRAblog un texto que se publicó la pasada semana en LAS HORAS PERDIDAS.  Trato de hablar -desde mi experiencia, sin ánimo de generalizar, sin rechazar la inevitable subjetividad- del ejercicio de la crítica cinematográfica actual, de las ventajas e inconvenientes de escribir a día de hoy sobre cine (extrapolable a otras labores).

“A VECES JUNTO LETRAS”

Una experiencia sobre el ejercicio de la crítica cinematográfica (analógica y digital)

Tras la avalancha desproporcionada de iniciativas fanzinerosas en papel que se copiaban unas a otras, quemando los temas novedosos a marchas forzadas, el boom de las publicaciones alternativas de los años noventa se desinfló, aunque todavía aguantan algunas cabeceras veteranas, nacidas contra el tedio por aquel entonces, incombustibles y guerrilleras, mientras surgen iniciativas renovadoras que apuestan por una tradición mancillada por el auge de la cultura digital, asimilando sus virtudes a modo de militancia. Existen mentes románticas que no abandonan la grapa y la fotocopia, dando lugar a una corriente sugestiva que ve algunas de estas nuevas publicaciones como un objeto artístico, especialmente en el terreno del cómic y la ilustración. A finales del pasado siglo, que en el fondo fue ayer, a pesar de cómo suena, el ordenador doméstico y los programas de diseño al alcance de todos vistieron de aparente lujo las otrora modestas páginas de las publicaciones más significativas echas por y para el aficionado. Más de un avispado quiso convertir su panfleto especializado en una revista al uso, olvidándose fácilmente de la famosa etiqueta “sin ánimo de lucro” inherente al espíritu fanzinero. La irrupción absoluta de Internet y la explosión de la prensa gratuita dio el tiro de gracia a una filosofía, ahora reivindicada superficialmente por su look vintage: la maquetación de recorta y pega y el delirio tipográfico. Muchas plumas de nuevo cuño se decantaron entonces por explayarse directamente en las revistas de tendencias sin pasar por la casilla de salida. El trabajo lucía más, aunque fuera el mismo, y gastarse los ahorros en la imprenta era, y es, cosa de locos pudiendo colgar el material en la red instantáneamente y llegar diariamente a cualquier punto del planeta Tierra con una mínima conexión ciberespacial, vocablo en desuso.

2000 MANIACOS

¿AL GRANO?

Aguantan de aquella época analógica, de underground y lujuria, propuestas excepcionales, resistiendo ahora y siempre sobre papel, como es el caso del incombustible 2000 Maniacos”, en pie de guerra desde agosto de 1989. Este símbolo canalla del periodismo de trinchera, capitaneado por Manuel Valencia, cuya pluma se ha extendido por innumerables títulos, es una de las pocas publicaciones independientes que aún colea impresa. Sus pringosas páginas -dedicadas al gore, el porno y las cult-movies fantaterroríficas- han creado escuela. A Manolo le debo mucho. Le debo el hecho de escribir y publicar, o al menos el hecho de recordarlo, porque hacía tiempo que no le daba a la caligrafía a conciencia tras publicar algunos cuentos infantiles en la revista del instituto. El fue quien me pidió un texto por primera vez para un proyecto de estas características, emergente sin quererlo. Me carteaba con él -no existía el e-mail, dato importante-, porque solía dibujar goreñecos para decorar textos del fanzine, o le retocaba con rotring las portadas maquetadas a mano sobre cartulinas –apología del uso del pegamento en barra- que me enviaba por correo postal –añadiendo sangre a las letras y garabatos varios-, devolviéndole raudo el material convenientemente customizado por la misma vía antes de que entrase en ¿máquinas? Este proceso artesanal, léase darle a las manualidades, era parte del juego, y lo disfrutábamos igualmente, como en un grupo de terapia. Costaba ver la publicación final, quizás por ello te partías el pecho para dejar tu sello y gozabas con cada detalle con amor irracional, sin un plan maestro detrás más allá de la diversión y el aprendizaje. Ninguno pretendíamos ganarnos las lentejas con tan subterránea iniciativa. No imaginábamos el futuro de ninguno de sus colaboradores.

Un día tonto le comenté a Manolo, en una carta escrita a mano con lápiz Staedtler, que había estado de figurante en el rodaje de “Acción Mutante”, sin duda para despertar envidia. Fue una de las mejores anécdotas que me pasaron estudiando la carrera, encontrarme con un cartel fotocopiado invitando a hacer de extra -se me ve de espaldas- en una película perpetrada por una cuadrilla con una pedrada en la cabeza similar a la mía. El capo del “2000 Maniacos” me insinuó si me veía capaz de escribir algo divertido, un pequeño reportaje desenfadado, sobre la experiencia vivida y ataqué sin pensármelo demasiado. En una época en la cual me alimentaba de este tipo de referencias, autóctonas o foráneas, y de originales cabeceras como la primera etapa de “Fantastic Magazine” (gracias, Jordi Costa & Co.), antes de que la quisieran convertir irracionalmente en la “Super Pop”, para mi fue un lujo debutar y entrenarme de esta manera. Así fui esculpiendo un criterio personal, acorde a mis gustos y estudio. Leía mucho, probablemente demasiado, en la biblioteca de la facultad -apenas iba a clase, ahora lo puedo decir-. Libros en el idioma que me echaran, sobre cineastas desconocidos que pasaban a engrosar mi cultura audiovisual, siempre en expansión, ahora por  deformación profesional. Me buscaba la vida, como todos por aquel entonces, para nutrirme de aquello que me fascinaba. Intercambiaba por correspondencia cintas VHS con películas difíciles de ver, grabadas de video a video, cargadas de drops, de interferencias, ahora símbolo de modernidad. Enviaba cartas al director a los periódicos para cultivarme en la escritura –probablemente de ahí viene mi agrio carácter cuando junto letras-, reivindicando el cómic como un arte, cagándome en los Oscar y otros pecados de juventud. Le daba a la máquina de escribir y al typex como un poseso, en lo que veía como un aprendizaje sin fin. En el cine-club de mi pueblo no faltaba a ninguna cita. Degusté ciclos maravillosos y pude dialogar con más gente, en público y en privado, con diferentes puntos de vista. Comparar y aprender. El cine-fórum, un lujo.

Subter

Después del “2000 Maniacos”, con los que contacté gracias a un anuncio en las páginas del “Zona 84”, cuando no había otra manera de anunciarte, aunque llegabas a la misma gente, los realmente interesados, vino “Subterfuge”, otro pilar fundamental en mi trayectoria –thanks, Carlos-, y me llamaron para entrar en el “Quatermass”, La Comictiva”, “Kabuki”, “Invasión!” y demás publicaciones en la línea, ahora probablemente olvidadas, el alegre fandom de aquel entonces, lo que ahora puede ser la infinita blogosfera. Recién licenciado en Bellas Artes, llegó mi intrusismo total en la prensa escrita de la mano de conocidos periódicos, en cuyas páginas no he dejado de colaborar semanalmente. Digo intrusismo porque no he estudiado periodismo y nunca se me pasó por la cabeza vivir –en parte- de escribir en los medios. Cuando alguien me pregunta sobre esta historia, siempre respondo lo mismo: mientras algunos jugaban al mus en la cafetería, una opción libre e igualmente beneficiosa en otros aspectos, el que esto escribe se especializaba sin quererlo. Me adentraba de lleno en un mundo a explorar. Volaba de la mano de mis pasiones, el cómic y el cine, fuentes de inspiración sempiterna. Sin un fin material.

Intercambiando fanzines, visitando festivales con mis ahorros dando clases de cómic o lo que surgiese, conocí de primera mano a los críticos y autores que admiraba, esperando que algo se me pegase. Paralelamente, había montado algunos saraos en la universidad, maratones de cortos, cuando no había otra manera de ver cierto material audiovisual… (continuar leyendo esta entrada …)

Al habla Carlos Saura

Filed under: Celuloide,Palabrería mística — el Lunes, 11 de marzo

“Tengo siete hijos de varias mujeres. Me parece natural que el ser humano experimente conflictos sentimentales, que son muy dolorosos. Yo siempre he vivido con una mujer muchos años, pero llega un momento en que la evolución de los dos es diferente y hay que aceptarlo. Si tienes la suerte de que la evolución es la misma, puedes estar con alguien toda la vida, con o sin matrimoniar. Pero si tú tienes otras apetencias la vida se impone. De hecho es muy difícil que los matrimonios duren, ves jóvenes muy enamorados que a los cuatro años se detestan”.

carlos saura

El invento de la familia me parece fascinante y terrible a la vez. Es la base de todas las corruptelas. A través de las familias se organizan las naciones y las fronteras. La española la conozco bien, le ha mostrado en mi cine. Maravillosa y represiva”.

“España es un país de contrastes brutales. De individualidades extrañas y edades de oro. Y a los artistas siempre se les reconoce mucho más tarde. No como Francia, que mima y protege a sus autores. En este país nadie ayuda a nadie. Los artistas se defienden como pueden. Siempre ha sido así, Quevedo ya vivía miserablemente”.

(palabras extraídas de una entrevista realizada al cineasta por el insigne Oskar L. Belategui para las páginas de EL CORREO)

El hombre del pelazo

Filed under: Celuloide,Palabrería mística — el Lunes, 19 de noviembre

“Pertenezco a una generación donde el cine fue sobre todo testimonio de la vida, y también un elemento de resistencia. He vivido en esa educación, ha sido mi cultura, y sigo en ella. Hoy día quizá es minoritaria, pero no por voluntad de los autores, sino por cómo está organizado todo el negocio del cinematógrafo”.

“El cine es ahora sobre todo un instrumento de formación de grandes masas de población y ha ido perdiendo lo que fue en sus orígenes, un medio de conocimiento, sobre todo en su rango artístico. El cine ha sido el arte del siglo XX, pero quizá ya no lo sea en el XXI”.

¿Concibe la vida sin cine?

“Sí, perfectamente (se ríe)”.

¿Qué hace cuando no está rodando?

“Yo, trabajo. Soy cineasta aunque no ruede”.

Palabras de VICTOR ERICE, entrevista leída en EL CORREO. Uno de los genios de nuestra cinematografía, un hombre sabio…

Una salvajada…

Filed under: Garabatos,Palabrería mística — el Domingo, 19 de febrero

Han aparecido unos videos que recogen la presentación del cómic “La muchacha Salvaje”, de Mireia Pérez, que tuvo lugar en Fnac Castellana (Madrid) el pasado 16 de noviembre. Ejercí de maestro de ceremonias junto a Manuel Bartual, que, por cierto, estrena pedazo de web. El acto fue muy emotivo y la gozamos…

Imagen de previsualización de YouTube

Continúa AQUI y AQUI. De paso, rescato AQUI una entrevista corta que le hice a Mireia a finales del pasado año. ENJOY!

Señor moderador

Filed under: Palabrería mística — el Miércoles, 15 de febrero

No hay mes en el cual no me toque, afortunadamente, moderar o participar en alguna presentación o mesa redonda, generalmente sobre cómic, cine, o las dos cosas, mis grandes pasiones. Llevo tantas charlas a mis espaldas que suelo acudir a más de una solamente con un lápiz de Ikea -o similar- en el bolsillo y un cuadernillo de mano –o papelillos arrugados- donde apunto antes del acto algunas ideas a debatir. No soy de prevenir la historia en exceso ni desarrollo toneladas de preguntas a priori. Creo que una preparación puntillosa mata la naturalidad. La improvisación es importante para crear un diálogo divertido, dinámico e interactivo. Más de un ponente, que no me conoce en persona con anterioridad, se ha asustado (un poco) al ver que no llevo kilos de folios debajo del brazo cuando llego a la convocatoria. Evidentemente, no es lo mismo conversar con un solo interlocutor sobre su obra, grande o pequeña, que intercambiar palabras con varias personas en base a un tema amplio. Como son ya unos cuantos los que me han pedido consejo sobre cómo moderar aquí o allá, escribo a continuación algunas ideas que defiendo sobre cómo llevar bien un fértil diálogo en público, sin ánimo de sentar cátedra. Aprovecho la coyuntura para agradecer su complicidad a todos aquellos autores con los que he compartido buenos momentos en este tipo de actividades. Citas indispensables para entender mejor el trabajo de muchos artistas, críticos o pensadores y su filosofía de vida.

-Recomiendo sintetizar en la presentación del autor o ponentes, que sean unas palabras directas y agradables, sin pasarse de alabar al contertulio. El ombliguismo y “chupapollismo” nunca son buenos. Hay que controlar los niveles de ambos pecados, todo un arte, con la humildad por bandera.

-Ante todo, modestia. El moderador nunca debe estar por encima de sus compañeros de mesa. No debe adquirir protagonismo, a no ser que sea un presentador activo, detalle fijado de antemano. Veo oportuno, por ejemplo, sentarse a un lado cuando hay varios ponentes. No ser el centro de atención, especialmente cuando se conversa con algún autor de trayectoria algo desconocida. Siempre ha de sentirse cómodo. Que se respire respeto.

-Dar pie a cierta improvisación. No llevar demasiado preparado, buscar la naturalidad… Conviene tener material por si las moscas, sin obsesionarse por ejecutar todas las cuestiones esbozadas a priori. En definitiva, llevar algunos apuntes sin pasarse. Más valen unas líneas contundentes, afinadas, que un tropel de preguntas sin ton ni son dispuestas a ser escupidas, nerviosas en la casilla de salida. (continuar leyendo esta entrada …)

Anotaciones Anteriores »