diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Cómic vs. cine según Tardi

Filed under: Celuloide,Garabatos — el Lunes, 13 de septiembre

Con motivo del estreno de “Adèle y el misterio de la momia”, el maestro Tardi, en cuyas historietas se ha basado Luc Besson para realizar su último filme de aventuras (discreto y blanco), habla de la relación entre el cómic y las adaptaciones de cine…

-¿En general, el guión es fiel al espíritu de sus libros de historietas?

Básicamente, diría que no, que no lo es, porque tienes que aceptar que una adaptación es una traición, y después de adaptar gran número de novelas a un formato de historietas, sé lo que estoy diciendo. Cuando se cambia de formato, cambias el medio de expresión y la forma en que cuentas una historia es diferente. Un libro de historietas es una sucesión de imágenes fijas, de instantáneas que narran una historia, a las que el lector puede volver a o quedarse más tiempo. En una película, el director controla el tiempo, establece el ritmo, decide tener un primer plano de una cara, de un objeto, etc..

Luego está el concepto de las series. Cuando comienzo a trabajar en una historia, nunca logro quedarme tranquilo, generalmente van saliendo cosas en direcciones distintas. Al final, a menudo caigo en el viejo truco de las novelas en serie: “continuará”. Al mismo tiempo, implícitamente les prometo cosas a los lectores sin saber si realmente podré cumplir mis promesas. En las películas, es diferente. Necesitas un final, a pesar de que dejes abierta la posibilidad de una secuela. La narrativa funciona de diferentes maneras en las películas y en los libros de historietas.

La diferencia es aún más evidente en el tratamiento de los personajes. En una película, un personaje menor o un extra no puede de repente asumir importancia sobre un personaje principal, mientras que, en un libro de historietas, si pueden hacerlo. A veces me permito tomar un enorme desvío a través de personajes muy secundarios que de repente se vuelven muy importantes para la historia, simplemente porque disfruto dibujándolos. Eso es exactamente lo que le sucedió a la Edith Rabatjoie. Inicialmente, The Extraordinary Adventures of Adèle Blanc-Sec iba a llamarse The Adventures de Edith Rabatjoie. Fue sólo que no disfruté dibujando al personaje y cuando Adèle apareció en la historia para secuestrarla, también asumió el papel principal en la serie.

En mi opinión, lo único que las películas y los libros de historietas tienen en común son las imágenes.

La actriz tenía que ser capaz de penetrar en la personalidad de Adèle, para convertirse en Adèle psicológicamente y mostrar las mismas características mentales. Habría sido ridículo elegir una actriz únicamente porque se pareciera a la Adèle que yo dibujaba, especialmente si tomamos en cuenta de que su físico evolucionó a lo largo de la serie: la Adèle de los primeros álbumes es bastante diferente de la Adèle de los últimos álbumes. Poco a poco, ella cambió, se convirtió un poco en una caricatura, su nariz se hizo más respingona, todo porque no me gusta sufrir cuando estoy trabajando. Algunos artistas del cómic hacen bocetos muy precisos y luego les aplican la tinta. Yo hago bocetos muy básicos que solo toman forma cuando les aplico tinta, retocando y agregando color. Como resultado, mis personajes cambian y se desarrollan de forma gradual. Yo diría que Louise Bourgoin fue una excelente elección porque su actuación refleja el espíritu del personaje. En la pantalla, ella se convierte en la alegre, independiente e inquisitiva heroína, que resulta ser bastante anacrónica en relación con sus tiempos.

1 comentario »

Comment by Roberto

Igual es pecado, como en su día lo de “Watchmen”, pero no he leído el cómic.

La película, cuyo trailer me llamó muchísimo la atención, me pareció muy entretenida y correcta mientras se centraba en la heroína, pero un poco tontorrona en sus intentos humorísticos con los secundarios. Aunque la idea en sí de centrarse en secundarios es muy típica del cómic franco-belga y resulta diferente y estimulante en una película.

Desconozco cuánta cantidad de humor tiene el tebeo, y se agradece que no se tome demasiado en serio, pero da esta típica impresión de las películas basadas en cómics de querer caricaturizar la caricatura.

Pero bueno, sin ser nada del otro mundo, al menos es una aventura de fantasía que no se excede en aparatosidad como ocurre con la mayoría de las norteamericanas y aunque sea con gags algo infantiles se preocupa más por los personajes que por aturullar con los efectos.

septiembre 13, 2010 @ 5:58 pm

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>