diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

El arte del canapeo

Filed under: Gagstronomía — el Miércoles, 31 de mayo

Anoche me pasé por la inauguración del Festival de Cine Alemán que se celebra todos los años en Madrid en el cine Palafox (¡que todavía aguanta!). Tras tragarnos una peli más bien truño nos juntamos unos cuantos en el posterior cocktail de rigor, donde los canapés vienen y van, y la bebida sobra hasta a los borrachos. Hacía tiempo que no iba a un evento similar. Cada vez me dan más pereza este tipo de citas, donde te encuentras con todo hijo de vecino y hay que dar conversación hasta al gotelé de las paredes. Hubo un tiempo, cuando llegué a Madrid hace más de ocho años (joooooder!!!), en el que me alimentaba de Whoppers 2 x 1 y me cenaba habitualmente una bolsa entera de patatas Lay´s a la vinagreta con un botellón de Fanta naranja. Estaba todo el día encerrado en la oficina de Subterfuge intentando vender tebeos y me cerraban siempre el supermercado. Así ha quedado mi estómago. Viene esto al caso porque, evidentemente, como mi nevera daba más pena que la cifra de audiencia de Con dos tacones me aficioné a pasarme por todo evento con papeo gratis que tuviera a mano, a poder ser con algún compañero de fatigas con el que compartir la jugada. Recuerdo algunos acontecimientos míticos, como una presentación del canal Calle 13 donde había perritos calientes, helado y la de Diox es Krixto. Y siempre acabábamos tarde… entre semana. ¡Crápulas!

canapes.jpg

Entonces conocí el arte del canapeo. El canapping. Existen auténticos profesionales en la materia que meriendan y cenan todos los días en alguna presentación, inauguración o funeral si te descuidas. Se saben todos los trucos. Dónde colocarse estratégicamente para pillar todas las bandejas que salen, como camelarte a los camareros, como arramplar con media fuente sin dar el cantazo… Un auténtico arte, como el truco de coger un canapé y una servilleta (el camarero suele llevar el plato a un lado y al otro los kleenex) de tal manera que al entretener al proveedor da tiempo a coger dos mini-tesoros gastronómicos si te zampas de un bocado el primero. Y si vas con un colega, o varios, y hacen lo propio, ya tienes secuestrada la bandeja.

Es conocida universalmente una especie subhumana a tener muy en cuenta: las canaperas, generalmente mujeres sexagenarias que van en manada y arrasan con todo lo que pillan. Saben cómo colarse en los eventos, sean del tipo que sean, y usan una red de información abracadabrante porque se enteran de todo. Me imagino que ahora con el móvil, el sms y el pásalo, todo es más fácil. Si les cierras el paso, se cuelan por el ascensor de minusválidos, o te cuentan una milonga capaz de convencer a un muerto. Su único objetivo es gorronear a saco, por encima de cualquier cadáver. ¡A tope con la gente joven! En alguna ocasión he investigado el fenómeno con una prueba que confirma toda sospecha: nos inventábamos un canapé asqueroso con restos de otros mordisqueados y cronometrábamos cuánto tardaba en desaparecer del plato. El personal en estos saraos se come cualquier cosa.

Anoche volví a coger el gusto al canapping. Ya sé qué haré cuando me jubile para matar el tiempo. Observar obras no es mi estilo… y guardar la línea tampoco.

20 comentarios »

Comment by Enrique Lopez Lorenzana

“Estaba todo el día encerrado en la oficina de Subterfuge intentando vender tebeos y me cerraban siempre el supermercado.”

JAJAJA!!

No sabia yo que habías sufrido semejantes penurias nutricionales en la oficina!!

mayo 31, 2006 @ 7:32 pm

Comment by elfelix

A mi una vez me clavaron las uñas (¡PERO UNAS UÑAS QUE NO SÉ CÓMO NO LAS VI VENIR!) en una entrega de premios, al tirar mano a un pincho de tortilla…

Me dió un ASCO…

(escalofríos, retortijones al recordarlo)

mayo 31, 2006 @ 7:47 pm

Comment by fluka

deberias pasarte por el carrefur… una amiga mia esta repartiendo ahora donnuts lights y las viejas se los llevan en bolsas enteras..

mayo 31, 2006 @ 9:35 pm

Comment by Rubin

Hablando del Carreful (dejando aparte la voz chirriante del spot), me encanta ver esa cantidad de ciudadanos hiperactivos que comen dentro del Carrefour, sin ningún tipo de pudor, abren la bolsita de donnettes y ale, pa dentro..un yogurcito? pues un yogurcito! Y despues ese individuo se choca con la abuela de turno pesando un kilo de tomates, abriendo la bolsa y metiendo otro kilo más…ke noooooo…ke no se notaaaaaaaa….xDDDDDDD

Gorroneo Powa!!

Saludos desde La Bellota!

mayo 31, 2006 @ 10:47 pm

Comment by Jorge Iván Argiz

Bueno, Borja.

Si necesitas ese compinche de correrías estilo canaping ¡cuenta conmigo!. Mi estómago no puede ir a peor así que al menos no gastar dinero, jeje.

junio 1, 2006 @ 2:58 am

Comment by Mauro

No intentes engañarnos, Jorge Iván, que ya hemos leído en “Diarios de festival” que sólo te gusta comer carne. ;-)

junio 1, 2006 @ 3:05 am

Comment by infraser

El fin último en estos saraos: ahorrar y empacharte…

junio 1, 2006 @ 9:37 am

Comment by k06.

lays a la vinagreta?
tu debias pillar mucho en aquella epoca!
jajajajja

k06.
menudo hedor…

junio 1, 2006 @ 12:14 pm

Comment by REFO

Yo recuerdo haberme puesto en la fiesta presentación del periódico en el que colaboro aquí en Salamanca al lado del Alcalde y cuando salían bandejas de jamón de Guijuelo, abalanzarme sobre ella dándole codazos al alcalde para pillar la mejor tajada.

Esto es un arte, no lo dude. Pero uno se hace mayor y muy perro. Yo ahora voy directamente a por la bebida. Síntoma de que soy un borracho.

junio 1, 2006 @ 12:43 pm

Comment by infraser

Las patatas Lay´s a la vinagreta eran degustadas por al noche, como bien indico en el post, y evidentemente en aquellos días de soledad a mi llegada a la capital. No obstante, acaso su aliento, señor KO6, no es REMATADAMENTE TERRIBLE a altas horas de la noche, cuando uno pone todo su empeño en pillar pillar cacho tras ingerir alcohol de garrafa y comerse alguna tapa de dudosa procedencia? Afortunadamente siempre hay alguna incauta a la que darle palique, que ha bebido tanto o más que usted!!! (me voy a comprar un paquete de Lay´s a vuestra salud aunque haya superado mi adicción).

junio 1, 2006 @ 1:49 pm

Comment by k06.

el ardor de estomago que me provocarian esas lays (no se llamaban matutano cuando llegaste a madrit?) harian que me metiera por lo menos 6 pastilals-almax de las de chupar. con lo que mi boca tendria un resabor a ALMAX irresistible para las feminas.
esta operacion la repito siempre que mi estomago grita. con lo que el ejemplo que me diceS nunca existe.
mi aliento es mas fresco y puro que un anuncio de MENFORSAN!

k06.

junio 1, 2006 @ 2:17 pm

Comment by k06.

y respecto al CANNAPING, recuerdo una inauguracion en bilboarte, con AGATARUIZDELAPRADA como protagonista. una noche de jueves lluviosa en bilbao donde nadie le hacia caso a la esposa de PIYEIRAMIREZ. todos los estudiantes de bbaa zampabamos y bebiamos como cerd@s de las bandejas que iban sacando.
al acabarse las bandejas la fiesta se torno en gritos a la inclita aludiendo a su hija.
aun resuenan en mi mente:

- cosimaaaaaaaaaa
- donde esta cosimaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
- queremos a cosimaaaaaaaaaaaaa

K06.
tiempos aquellos de mi juventü
si piyei levantara la cabeza…

junio 1, 2006 @ 2:21 pm

Comment by Albita

Yo tengo una mejor… en mi casa se atacan los caterings ¡En familia! Sí, si, super-gore. El otro día, en la entrga de premios de un concurso de relatos, me llevé el premio y entre pinchito y pinchito, algo así como dos tortillas. ¡Jue, qué rico!
Y mipadre mientras se dedicó a zamparse una fuente gigante de gambas con gabardina. ¡Ja, ja! somos de lo más “cutre”. Menos mal que la hija este año les había ganado uno de los premios, que el año que viene quieren repetir ¡Aunque no me den ninguno!

junio 1, 2006 @ 3:19 pm

Comment by infraser

Bueno, la señorita ALBITA, evidentemente, nos ha querido contar que ha ganado un premio con esta simpática anécdota. ENHORABUENA, hombre!!!

junio 1, 2006 @ 4:21 pm

Comment by ERIKA

jejeje, la mia es mejor…
hubo un tiempo en que conocí a una persona que, al parecer, solo comía en eventos similares a los que describen.Está claro que no teniamos tanta suerte porq allí los canapés escaseaban… A lo q iba, su táctica era simple a la par que eficaz: ella tomaba una servilleta que depositaba en una mesa cercana al lugar en el que se encontraba, y allí iba dejando toda clase de canapés que previmente había mordisqueado. De este modo, cuando TODA la comida se había terminado ella tenía su superservilleta llena de pintxitos que nadie queria (y como para quererlos todos mordidos!!!)
¿se puede caer más bajo?

junio 1, 2006 @ 7:58 pm

Comment by Jorge Iván Argiz

jaja, MAURO:

En realidad no es que sólo coma carne, sino que no como verdura. Peinsa que todos los animales con cuernos (hasta los caracoles) la comen y yo no pienso enviar mensajes confusos a mi novia, jeje

junio 1, 2006 @ 11:19 pm

Comment by infraser

La anécdota de ERIKA es escalofriante…

Y la teoría de los cuernos de JORGE IVAN idem de idem…

junio 1, 2006 @ 11:26 pm

Comment by Albita

¡Jo! Yo contaba el marco de la historia para que entrárais al juego y pudierais sentir hasta el olor de la tortilla, la terrible imagen de las gambas con gabardina… Nada, es que no me entendéis… :`(

junio 2, 2006 @ 10:49 am

Comment by infraser

En este foro hay mucho incomprendido, sí… Dónde está Victoria Eugenia???

junio 2, 2006 @ 12:14 pm

Comment by El Noguera

Ahhh! (suspiro) aquella noche genial en Astroc…Infraser con su melena el viento mientras famosillos, perdedores e invitados de un geriátrico nos dábamos al canaping sin freno. ¡Esas virutas de jamón serrano que te manchaban de aceite la palmas de las manos cuando hundías las idem en la bandeja! ¡Esos palitos de carne de…de…de algo no identificado que desaparecían, volando cual dagas!

Lo más importante es descubrir el punto neurálgico..bueno, en este caso el punto gástrico: es decir, de donde salen los canapés. una vez allí te será más fácil el asalto. Atentos, que si el catering es de calidad, los organizadores abrirán una vía alternativa, por lo que es bueno mandar a comandos de rastreo a descubrirla.

Otro punto interesante es detectar al/ a la camarero/a vago/a. Ese individuo se cansa pronto de acarrear bandejas, y normalmente tiene un contrato basura o por horas, quiere terminar pronto y marcharse a casa, por lo que te será fácil pillar. Suele remolonear cerca del centro gástrico del evento. Como los leones en los documentales, hay que ir a por la víctima más débil.

Un servilleta abierta en el bolsillo de pechera de la chaqueta de servirá para acoger uno de los dos canapés que trinques de la bandeja. Uno, a la boca, el otro, al bolsillo.

Ten siempre a mano un par de palillos extra.

junio 2, 2006 @ 8:33 pm

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>