diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

¡¡¡ Peter Pan contra el mundo !!!

Filed under: Cocina Caníbal,Garabatos,Toyz — el Miércoles, 4 de agosto

Ya está en las tiendas la tercera (y última entrega) de “Papel y plástico”, una serie de libros que invitan a rememorar momentos mágicos de la infancia y adolescencia de aquellos que crecimos en los años 80 (y más allá). Me ha tocado escribir el prólogo, un encargo que recibí con algarabía. A continuación lo reproduzco. Con la excusa del impagable libro de Oscar Lombana hablo de ese síndrome de Peter Pan que tanto nos gusta alimentar.

“VIAJE ALUCINANTE (DESTINO: CEREBRO)”

Voy a proponerles un ejercicio práctico para conseguir cumplir uno de los mayores deseos del ser humano: ¡poder viajar en el tiempo! Sólo hay un requisito, no obligatorio: andar por la treintena o algo más. Y un defecto, inevitable: sólo se puede visitar el pasado. El ritual consiste en conseguir, escarbando en lo más profundo de algún cajón oscuro, o dejándose ver por alguna librería milenaria, una goma de borrar Milán Nata. Es indispensable la marca. Nos la acercamos a los orificios nasales, receptivos, y aspiramos con fervor, con inusitada energía, hasta que el olor del objeto remueve nuestra mente, nuestra memoria, a través de la bendita pituitaria. El periplo espacio-temporal puede durar segundos, como un subidón de popper, y quedarse en algo efímero, en incontrolables efluvios de nostalgia adolescente. O puede significar una descarga eléctrica que agite nuestro cerebro: lo evanescente se convierte en efervescente, la respiración se vuelve inusitada melancolía, se abren las puertas de la percepción y entra a lo grande la infancia recuperada.

Suspirar por una infancia y adolescencia imposibles de repetir está a la orden del día. Recuperar aquellos años es imposible, pero no volver a vivir ciertas sensaciones. Lo confirma el olor de la goma de borrar, la plastilina, la Nocilla untada en pan de molde caliente, los juguetes de plástico y los bocadillos de mantequilla con azúcar. Esa electricidad que mueve las conciencias de toda una generación, que necesita alimentarse de la nostalgia, dar de comer a ese Peter Pan interior que no parece querer irse, está también atrapada sobre papel. El culpable es Oscar Lombana, un tipo inquieto de talante evocador que ha conseguido reunir cientos, miles de sensaciones, en imágenes coloristas de indudable impacto. Su recopilación de objetos fetiche en forma de maravillosos collages, puro arte pop, es una delicatessen impagable, un chute de adrenalina espiritual.

Aquellos que vivimos una infancia feliz podemos revisitarla sin tener que emular a un arqueólogo en decadencia, buscando sin éxito en el trastero de papá y mamá, entre sudores, el material que protagoniza estas páginas. ¿Para qué revolver el baúl de los recuerdos? Como el perfume de Milán Nata que agradece sobremanera nuestra nariz cuando la acaricia, los libros de “Papel y plástico”, sagrada trilogía, captan la esencia de aquello que soñamos y nos hace sonreír. Lombana ha hecho un gran favor a la humanidad, sobre todo a los aquejados del síndrome de Diógenes. No hace falta buscar, en una grotesca ardua tarea, los clicks de Famobil, el Spectrum o algún ejemplar polvoriento de la revista Spirou. ¿Para qué guardar ya absurdamente todo eso? Está todo aquí, damas y caballeros, antes niños. ¡Está todo aquí! ¡Respiremos felices! ¡Esto es la máquina del tiempo más barata jamás soñada!

1 comentario »

Comment by IVAN REGUERA

Gracias por el aviso. Los dos primeros libros son cojonudos y tienen una coña marinera que da gusto.

agosto 20, 2010 @ 9:59 am

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>