diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Déjà Vu

Filed under: Garabatos,Saraos — el Miércoles, 14 de junio

Manda cojones. Sale una foto de un par de freaks del Salón del Cómic de Barcelona ilustrando un artículo de EL PAIS y ahí estamos el maxicolega Rubén Lardín y el que esto escribe, trasteando en el stand de Glénat en busca de novedades que gorronear. Mira que había gSalon BCN 06.jpgente ahí metida, y nos roban el alma a nosotros. ¡No es un posado, leñe! Ni nos enteramos del disparo, quizás porque andábamos cual zombies por los pasillos de un evento al que somos adictos sin saber muy bien por qué.

Llevo muchos años visitando el Salón y probablemente he perdido la objetividad. Para enterarse bien de lo que ocurrió por allí el largo fin de semana lo ideal es que los más interesados os paséis por La Cárcel de Papel. Por mi parte puedo decir que, a pesar de que el personal se está deshaciendo en elogios sobre los nuevos aires del evento, a mí me pareció más de lo de siempre. No hay quién se crea esa cifra de visitantes que cada año va a más. Se ven obligados a aumentar las cifras de asistencia para confirmar el éxito en cada edición, pero la cosa ya canta demasiado. Los que estuvimos allí sabemos que no había tanta gente como otros años, y el nuevo emplazamiento, aunque más grande, se antoja, de momento, más frío y oscuro que la entrañable estación de Francia. El ambiente, muy soso. Predomina la chavalería disfrazada y se ven cada vez menos aficionados talluditos, que son los que compran. El precio de los stands sigue siendo un escándalo, y habría que preguntar a más de un expositor si se siente bien tratado por al organización. No voy a dar nombres.

Sólo asistí a una mesa redonda, sobre cine y cómic, y fue bastante floja. Poco se habló del tema en sí, a pesar del peso de los participantes. La cosa se quedó en meterse con la invasión del manga, un tema tan manido que se ha vuelto una caricatura (hay que ver el último tebeo de Asterix, puf!). Las exposiciones, tan interesante como siempre, pero hubo un tiempo en el cual la dirección artística estaba más suelta, quizás por razones de presupuesto. El Salón de Barna es un mal necesario, y este año se ha agradecido el aumento de su presencia en medios, pero a uno le sigue quedando la sensación de que falta algo… que quizás nunca tuvo.

Lo mejor, ver a esos compañeros de fatigas que ves de año en año, y ese merecido Premio al Mejor Fanzine al amigo Ricardo “Cabezabajo” Mena. ¡Un fuerte aplauso!

P.D.: ¿Por qué no cambian de una vez el concepto rancio de la entrega de premios?

Extraños en el paraíso

Filed under: Garabatos — el Martes, 13 de junio

Atención aquellos que rara vez leen tebeos y/o lectores que huyen de la fantasía pura y dura. Strangers in Paradise es una comedia de situación plasmada en viñetas, un cómic accesible, de dibujo efectivo, que puede atraer a un amplio abanico de público.

Stragers.jpg

La serie Strangers in Paradise, publicada en su día por Dude Comics en pleno boom del cómic-book en nuestro mercado (que como vino se fue, con el rabo entre las piernas), estás siendo rescatada en tomos recopilatorios por Norma Editorial. Una interesante oportunidad para degustar la obra de Terry Moore, adalid del cómic independiente y el género slice of life (porciones de vida) menos denso. Katchoo y Francine son las protagonistas de esta serie de historietas de argumento costumbrista, trufado de divertidos diálogos de andar por casa y situaciones de enredo cuya base es el siempre recurrente comportamiento humano, en este caso el vivir cada día de dos chicas de hoy en día, compañeras de piso, que afrontan los problemas existenciales propios de (casi) todo hijo de vecino, haciendo especial ahínco en los sentimentales, generalmente los más irracionales. Junto a su compañero de fatigas David forman un peculiar triángulo pasional que da pie a historias de amor correspondido, de amor apenas correspondido, de confusión de sentimientos y corazones rotos. La comedia y el drama se dan la mano a través de unos personajes fáciles de identificar que buscan la complicidad inmediata. Una propuesta donde las mujeres toman la iniciativa en un mundo dominado por el macho, planteándose, incluso, temas como la homosexualidad. El tebeo despertó excelentes críticas en Estados Unidos, convirtiéndose en uno de las títulos alternativos más leídos por lectores no habituales de arte secuencial. Tomemos nota.

Esta es la columna CORREOSA del domingo.

Apocalipsis Freak Show !!!

Filed under: Reality Bites — el Sábado, 10 de junio

“El mundo se acaba esta misma tarde y una nave espacial me recogerá en la cima…”

Parece mentira, pero nos queda poco tiempo, inefables lectores. Se acerca el final, la hecatombe, y nosotros tan tranquilos, pensando únicamente en qué fiestón nos montaremos este fin de semana, sin pensar en el excesivo calentamiento de la Tierra, entre otras zarandajas.

Charles Manson0002.jpgHay que buscar un entretenimiento diferente para aprovechar al máximo nuestra existencia una vez cruzada la barrera del año 2000, que tanto sonaba a futuro y al final se ha quedado en el título de una película de Kubrick. Nosotros tenemos la solución a este problema, porque en el fondo todo va a seguir igual si no tomamos serias medidas y nos van a devorar los gusanos sin haber exprimido nuestras energías. Así pues, ¡es el momento de montarse una secta! Una buena manera de combatir el tedio, expandir nuestro alma y elevar nuestro espíritu más allá del entendimiento de nuestras madres.

A continuación describimos los pasos para llegar a buen fin en nuestro cometido:

-Elección del nombre.
De buenas a primeras, para ser un buen gurú hay que buscarse un bonito nombre, con el objetivo de hacerse el interesante y atraer a tus fieles. Alguna palabra impronunciable, de idioma inexistente pero que suene a hindú o a chino, viene al pelo. La denominación de la secta conviene que se entienda y que tenga relación con cosas pomposas como el amor, la verdad, la amistad, el cielo, la alegría, los astros… (sí, es duro, pero tiene que ser así, amigos).

secta1.jpg

-Preferencia por formas de ocio ajenas a las instancias oficiales.
Nada de ver la televisión, que eso lo hace todo el mundo. Ser abducido por la ventana electrónica no mola. Hay que buscar otros pasatiempos acordes a nuestras necesidades. Un hobbie que funciona bien y atrae al personal es el arte de la copula. Fomentar la fornicación nos permite embaucar a muchos fieles. La calidad de su potencia sexual es otra cosa, ¡pero no se puede tener todo! (no obstante, el onanismo puede ser una buena opción para evitar sorpresas desagradables).

(continuar leyendo esta entrada …)

Crónica de una frikada anunciada

Filed under: Infrafreaks — el Jueves, 8 de junio

Somos freaks. No podemos evitarlo. No maduramos. Peter Panes contra el tiempo.

Nos pasamos por Salamanca a dar la charla anunciada, dos horas de chascarrillos y batallas de abuelo cebolleta. Conocimos a Eli, los Psycho Loosers y demás banda. Un must.

salamanca.jpg

De estas citas entrañables: lo mejor siempre es hacer amigos.

El insigne Refo da bien cuenta de ello AQUI, en su blog de prosa desatada. Se deshace en elogios (lean, lean…). No hay que creérselo. Gracias, gracias…

Casi lloro cuando me dieron para firmar tebeos de hace diez años, y ese libro casi olvidado de los muertos vivientes… Los seguidores, los fans, existen… y a veces a uno le hacen sentirse viejo, mientras te dan energías para seguir adelante. Me pregunto a cuánta gente convocaríamos si de verdad hubiésemos hecho algo de provecho. Queda mucho camino por delante.

La próxima vez más y mejor…

Los de la FOTO fueron los verdaderos protagonistas de la velada. Eskerrik asko!!!

Niños… ¡al Salón!

Filed under: Garabatos — el Martes, 6 de junio

Del 8 al 11 de junio los aficionados a las viñetas más trotamundos se desplazarán al Salón Internacional del Cómic de Barcelona, un evento indispensable para cualquier seguidor del mundo de la historieta

Apenas contaba con 15 años cuando logré, por fin, engañar a mis padres para visitar tan magnocartel_provis.jpg acontecimiento. Allí me presenté con una sonrisa en la boca, el bolsillo cargado de ahorros y una buena libreta por si los autógrafos. Tres días intensos, mágicos, terminaron en un sueño realizado. Conseguí que algunos dibujantes garabatearan mi cuaderno y gasté todo el vil metal en tebeos. La experiencia fue tan completa que no repetí la hazaña en mucho tiempo. ¿La razón? Sencilla. De vuelta a casa me di cuenta de que podía haber comprado los mismos cómics en el quiosco de mi barrio, y ya tenía los dibujos originales de mis creadores favoritos. Ahora acudo todos los años religiosamente, pero con otra perspectiva. El Salón se ha convertido en un gigantesco supermercado, sólo falta que a la entrada puedas agenciarte un carrito de la compra para pasearte, calculadora en mano, por los concurridos stands y rellenar la cesta con las últimas novedades. La odisea en busca del autógrafo perdido tampoco es lo que era. Tu autor favorito sólo firma ejemplares comprados previamente en la mesa de al lado colocada a tal efecto. ¿Qué me anima a cumplir con la cita? Reunirme con buenos amigos: dibujantes, lectores, editores… Aquellos a los que has conocido a través de sus trabajos. Aquellos que sólo ves una vez al año. Aquellos que hacen FANZINES, los únicos que aportan algo diferente al mercado. Son los grandes olvidados de los grandes almacenes, los que ni siquiera tienen un hueco en la sección de oportunidades, pero siguen siendo el verdadero futuro del cómic autóctono.

(La columnita dominical de EL CORREO)

6-6-6

Filed under: Celuloide — el Lunes, 5 de junio

Una fecha apocalíptica, que pasaré en Salamanca con la Cosa Nostra hablando de mis dos pasiones favoritas, cine y cómic (ver anterior post), mientras se estrena en las salas el remake de LA PROFECIA, un hecho, con evidente olfato comercial, que me obliga a lanzar una pregunta interactiva al aire: ¿Algún remake que supere a la película original aparte de LA MOSCA del retorcido Cronenberg? Mi mente gira en busca de respuestas, pero sólo encuentra abundante mierda innecesaria, y lo que queda por llegar… ¡Oh, cielos!

Cita entrañable

Filed under: Autobombo,Saraos — el Domingo, 4 de junio

Gracias al insigne Refo por invitarnos a esta magno evento. Hay más info en su pedazo de WEB.

cartelSalamanca.jpg

Hedonismo ye-ye…

Filed under: Go Go Girls — el Sábado, 3 de junio

En estos días en los cuales la muerte de una folclórica es tratado en los medios de comunicación como si fuera un asunto de estado, sin quitar méritos a la loable señora, toca recomendar algo banal y frívolo.

111.jpg

Rara vez veréis a vuestras madres, hermanas, e incluso novias, vestidas así. Las fotografias de WINKYTIKI no tienen desperdicio. Me han alegrado estos días raros, raros, raros en los que apenas salgo de casa (que cada uno piense lo que quiera, haw, haw, haw!!!). Tengo la entrega de un libro sobre Cronenberg para la Semana de Terror de Donosti a la vuelta de la esquina, otro sobre Pablo Llorens para Animadrid, y no sigo enumerando mis quehaceres pendientes porque mi cabeza va a estallar como en SCANNERS.

Indie con convicción

Filed under: Celuloide — el Viernes, 2 de junio

Hubo un tiempo en el cual el festival de Sundance era un símbolo inquebrantable del cine independiente, y cualquier cinta con ínfulas de erigirse como el colmo del celuloide alternativo tenía que pasar por tan magno acontecimiento. Como todo aquello que se pone de moda, el conocido evento va perdiendo espíritu, según los expertos en la materia, y es uno de los máximos culpables del acuñamiento de la etiqueta indie como sinónimo de un tipo de películas que cumplen una serie de requisitos para entrar en el saco del underground bien visto, léase aquel que sirve para vender la moto como cualquier otra maniobra comercial. Así podemos entender Thumbsucker, propuesta estimable que pudimos ver en el Festival Internacional de Cine de Gijón, cuyo mayor pero es la excesiva utilización de tics complacientes cuya finalidad evidente es casar con lo antepuesto.

hthumb03.jpg

Como cabe imaginar, Thumbsucker se paseó triunfante por Sundance. Su concienciado posicionamiento asimilando su condición de película independiente, ya sobre el papel –parte de la novela homónima de Walter Kirn-, le augura una buena trayectoria por las salas más in, pero, toques snob aparte, tampoco hay que quitarle méritos. El filme está bien realizado, con contención, a pesar de que su director, Mike Mills, debutante en el largo, viene del mundo del videoclip y la publicidad, un bagaje que, por desgracia, suele significar perderse en las formas. Sin embargo esta curiosa opera prima, cuya financiación no fue un camino de rosas, hecho que alimenta su alma indie, utilizada inevitablemente como reclamo comercial en los circuitos del rollo, se parapeta tras una sensibilidad elogiable, que el espectador entregado podrá disfrutar mientras saborea una crítica mordaz a valores asimilados por nuestra sociedad que merecen más de un correctivo. Pone en entredicho, entre otros temas candentes, el núcleo familiar y la peligrosa tendencia a la vida artificial que se apodera de nuestro vivir cada día. La realidad fatua que nos rodea.
Justin Cobb, interpretado con convicción por un desconocido Lou Pucci (Oso de Plata al Mejor Actor en el Festival Internacional de Cine de Berlín del pasado año), sigue chupándose el dedo a sus 17 años, de ahí el título del filme. Este absurdo comportamiento, que niega su paso a la madurez, está afectando a su familia, su vida sentimental y su propia identidad. Intenta aliviar esta patética conducta mediante la hipnosis a que le somete su ortodoncista, Perry Lyman (un místico Keanu Reeves), pero sus problemas no han hecho más que empezar. Miedos y dudas existenciales asaltan a este adolescente perdido que busca respuestas desesperadamente. Su periplo interior le llevará a la conclusión de que todo aquello que lo hace diferente a los ojos de los demás, ya sean defectos o virtudes, son precisamente las cualidades humanas que le convierten en alguien único y respetable.
El reparto de la película incluye a también a Tilda Swinton, Vincent D’Onofrio, Benjamin Bratt y Vince Vaughn. Todos ellos encarnan a personajes entrañables, a pesar de la insensatez de algunos de sus actos. Thumbsucker, aunque claramente prefabricada (como Tú, yo y todos los demás y otros éxitos recientes pretendidamente ilustrados), merece un pase. Hay risas, drama y algún momento estrambótico que la eleva por encima de la media en un momento en el que la cartelera empieza a oler a crema bronceadora.

P.D.: crítica informativa sin cortes publicada en EL CORREO.

« Anotaciones Posteriores