diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Más de lo mismo

Filed under: Celuloide — el Lunes, 26 de junio

shutter.jpgLa imagen: una chica de tez pálida, con una larga melena morena que le cubre totalmente la cara, sale de la oscuridad arrastrándose como un muerto viviente hacia nosotros, emitiendo extraños sonidos sobrenaturales. Probablemente es la escena más manida de la historia del cine de terror de los últimos tiempos, pero su poder de estremecer a la platea, a tenor de la taquilla, sigue funcionando. De otra manera no se puede entender el estreno de Shutter, otra cinta de horror oriental, esta vez tailandesa, que invita al espectador por enésima vez a dejarse llevar por un festival de sustos que vertebran un relato de fantasmas que no desentona en la larga lista de propuestas similares que engruesan el incesante auge del celuloide oscuro con tinte amarillo, que no pierde su actualidad ni por asomo. Las salas de cine sólo acogen una pequeña parte de la mastodóntica producción de este tipo de filmes, ideales para alquilar en el videoclub y aderezar el pase en la butaca de casa con abundantes palomitas. Empieza a ser más que preocupante el excesivo parecido entre estas películas funcionales que, además, van más allá de la vulgar fotocopia gracias a los remakes estadounidenses. Shutter está sobre la mesa de un estudio americano para ser filmada de nuevo con rostro occidental. Repetimos, y repetimos, y…

Co-drigida por Banjong Pisanthanakun y Parkpoom Wongpoom, Shutter cuenta la sombría historia de Tun y Jane, dos amantes que atropellan accidentalmente a un misterioso peatón por la noche en una carretera perdida. A partir de ese momento, con Bangkok como escenario -detalle exótico que siempre viene bien para añadir interés al cotarro-, comienza la previsible venganza de ultratumba. Ella sufre terribles pesadillas mientras él, fotógrafo de profesión, percibe extrañas figuras espectrales que empiezan a aparecer en las imágenes que toma con su cámara. Amigos cercanos a la pareja van muriendo mientras intentan resolver desesperadamente el misterio. Lo más destacable de la función es el escalofriante final, siempre y cuando el espectador no se lo haya imaginado sobre la marcha, porque si algo está claro al ver Shutter es que no estamos en absoluto ante el colmo de la originalidad, aunque dé para unos sustos. No pidamos peras al olmo, que nos metemos en líos.

10 comentarios »

Comment by Dr.Phibes

Aqui de vuelta!
En el Festi de San Sebastián de Terror ni acabamos de verla… Mucho mejor irse a cenar que perder el tiempo (y dinero) con Shutter. Eso si, tiene un arranque a lo Farruquito que mola.

junio 26, 2006 @ 1:22 pm

Comment by k06.

donde he leido ayer este titulo….jojojo

k06.

junio 26, 2006 @ 11:18 pm

Comment by davit

¡¡que pesaditos!!
esta no la veo ni en dvd…

junio 27, 2006 @ 11:12 am

Comment by Dr.Phibes

Hablando de fotos Davit… Bonitas las últimas que ha colgado en su apartado en Mimoloco sobre el Festival DeciBelio aqui anunciado dias atrás
http://www.mimoloco.com/colaboradores/davit/.

junio 27, 2006 @ 12:26 pm

Comment by infraser

Imágenes inmortales sobre la flora y fauna de un evento pintoresco.

Que no?

junio 27, 2006 @ 1:27 pm

Comment by Albita

Mmmm… el otro día viendo el programa de Iker Jiménez (desde que existe Quatro, ocupo casi 24 horas viendo la caja tonta) explicaron el porqué de que las pelis japo tengan muchos elementos comunes.
Al parecer, lo de la mujer morena con tez pálida y el pelo enmarañado, no es sólo apuntarse al éxito que tuvo Sadaco. Los japoneses creen que, como se dice en “La maldición” (al menos en la “japo”, que la otra no la he visto) se cree que si alguien muere presa de la ira o el dolor extremo, su espíritu queda ancerrado en el lugar donde se produjo la muerte.
Al parecer, estos espíritus son muy comunes en las leyendas de este país, desde la antigüedad. Todos son mujeres y tienen el mismo aspecto: delgadas, altas y con el pelo largo, negro y enmarañado. Tienen un nombre, pero por supuesto, no lo recuerdo.
De hecho, un gazapillo en el programa nos hizo pensar en algo… En las escenas de “The Eye” (que es coreana, no “japo) no aparecen mujeres con estas caractéristicas… Dgio que es un gazapo porque el presentador basaba todo el mini-documental en la relación de filmes y religión, pero los coreanos son en su mayoría ateos y algunos budistas o cristianos, mientras que los de las leyenditas macabras son los sintoistas.
Y fin, que es casi la una y media de la mañana. Si os interesa, os cuento de dónde vienen las otras tramitas recurrentes: demonios de color negro y niñitos chungos.

junio 28, 2006 @ 1:23 am

Comment by Albita

Te cagas… la religión mayoritaria en Tailandia es el budismo… Bueno, explicaba Iker Jimenez que la religión sintoísta había ido asimilando creencias del budismo y el cristianismo, quizá los horrores de las mujeres mal peinadas vengan de ahí… Bueno, ni idea.

junio 28, 2006 @ 1:27 am

Comment by infraser

A ver… Alguien que lee este blog hace caso a Iker Jiménez??? Aunque a veces tenga razón…

junio 28, 2006 @ 1:37 am

Comment by davit

Gracias Doc!!

junio 28, 2006 @ 9:58 am

Comment by Albita

Jur, yo lo veo a veces. El reportaje tenía pinta de ser más o menos creible, lo de los demonios, espíritus y esas leches, parecía tener consistencia, no creo que se hayan sacado de la manga todo el rollo mitológico que soltaron…
Por otra parte, fue un tipo al programa que estudiaba la cultura japonesa. De hecho, el Iker Jimenez, se dedicó sólo a repetir lo que decía el tipo como si las frases fueran suyas… (lo hace mucho, fijaros que tiene tela…)

junio 28, 2006 @ 4:10 pm

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>