diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

Comics indispensables de 2009

Filed under: Garabatos — el Lunes, 25 de enero

A finales del pasado año publiqué una lista de títulos recomendables en el suplemento “Territorios de la Cultura” del periódico EL CORREO. Ahora rescato el artículo, sin recortes. Destacaba, sobre todo, el último trabajo de Fermín Solís, al que en su día entrevisté AQUI.

-“BUÑUEL EN EL LABERINTO DE LAS TORTUGAS”, de Fermín Solís (Astiberri ediciones)

Es complicado decidir cuáles han sido los títulos más destacados en un año especialmente interesante para el cómic, un 2009 que ha confirmado el buen estado editorial, creativo y mediático de una disciplina que, gracias al fenómeno de la novela gráfica, al fin y al cabo una etiqueta convertida en moda por el bien del medio, está recuperando al lector adulto. Además, el producto encuentra poco a poco su espacio y está más visible en las superficies de venta, incluyendo nuevas plazas, aunque aún queda mucho por aprender, mientras el peso cultural de las viñetas se hace más evidente.

No están todos las que son, pero son todos los que están, y si hay que decantarse por una referencia que aúne calidad artística a todos los niveles, en fondo y forma, apostando por la historieta autóctona, el último trabajo del Fermín Solís, “Buñuel y el laberinto de las tortugas”, es uno de los más sugestivos de la temporada. El autor cacereño se dio a conocer con el cómic recopilatorio “Dando tumbos”, al que siguieron títulos como “La Otra vida”, “No te quiero…”, “Los días más largos” o “Lunas de papel”. Su último reto es una obra compleja que, dada su naturaleza, puede interesar a amantes del cine y aficionados al cómic por igual, dando por hecho que alimenta la curiosidad e inquietud literaria.

Solís elucubra sobre cómo pudo ser el rodaje de “Las Hurdes, tierra sin pan”, tercera película del maestro Luis Buñuel, uno de los primeros documentales hecho en España. Retrata un momento decisivo en la vida del cineasta: la ruptura con el grupo surrealista y la búsqueda de sí mismo, exiliado, asqueado de EE.UU., odiado en Francia por los sectores radicales de derecha… Fue un antes y un después en la carrera de un genio indiscutible. Las viñetas, tan documentadas como libres, reflejan el carácter de un hombre plagado de contradicciones, de un artista sumido en el caos que pulula por un mundo impredecible.

-“LAS SERPIENTES CIEGAS”, de Felipe Hernández Cava y Bartolomé Seguí. (BD Banda)

El cómic de Fermín Solís se quedó a las puertas del Premio Nacional, galardón que se llevó este álbum cuyo guión firma un peso pesado del arte secuencial en nuestras fronteras. Toda obra que lleva el sello de Felipe Hernández Cava merece ser atendida. Estamos ante un escritor especialmente dado a plantear retos al lector, un estudioso del medio que escarba en la condición humana y siempre sabe rodearse de dibujantes eficaces para llevar a buen puerto sus propuestas. En este caso le ha tocado a Bartolomé Seguí, que abandona su habitual blanco y negro para dejarse llevar por el color. Arrebatador es la palabra.

-“EL ARTE DE VOLAR”, de Antonio Altarriba y Kim (De Ponent)

Antonio Altarriba, gran conocedor del cómic, teórico y creador inquieto, afronta una obra compleja que sirve al autor como ejercicio terapéutico para dejar aflorar sus sentimientos y reconstruir la figura de un padre al que tomaba por otro. Kim, lejos de sus desopilantes historias para “El Jueves”, firma las ilustraciones de una lectura implacable, una historia dura que tiene como telón de fondo un país que vivió una guerra y una dictadura. Reflexiva, sincera y rotunda, estamos ante una obra que no debe faltar en toda biblioteca que se precie.

-“LA EDUCACIÓN DE HOPEY GLASS”, de Jaime Hernández (La Cúpula)

El arte de Jaime Hernandez sobre la hoja en blanco es indiscutible. Sus dibujos atrapan pedazos de vida con veracidad e hipnosis. Este recomendable álbum se llevó el Premio a la Mejor Obra Extranjera en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Vio la luz a finales de 2008, pegado a 2009, donde ha vuelto a editarse. Referente del cómic independiente, Hernández se centra en Hopey, uno de los personajes clave de su serie de culto “Love and Rockets”. Sus quehaceres y relaciones sentimentales copan más de un centenar de páginas en un delicioso blanco y negro. Su hermano Beto firma otro lanzamiento brillante de este año que cabe citar de largo: “Hablando con el diablo”.

-“SURFING ON THE THIRD WAVE”, de Miguel Angel Martín (Rey Lear)

Antes de entrar en el nuevo milenio el dibujante leonés Miguel Angel Martín ya destacaba por sus dotes como artista visionario, por su trazo personal e intransferible y el brutal contraste entre fondo y forma de sus historietas. Años después su obra sigue manteniendo una originalidad en su planteamiento incapaz de dejar indiferente al lector. En su amplia trayectoria Martín ha tocado temas como la eutanasia, la xenofobia, el humor, el cómic infantil, la antiglobalización, la genética, el arte contemporáneo, la cultura hip hop, el graffiti, las modificaciones corporales, las drogas de diseño, la ciencia y tecnología… Romper con los tabúes sociales es una de sus obsesiones. Aquí, con su habitual ambientación aséptica y futurista, realiza otra de sus inquietantes radiografías del comportamiento humano.

-“SILVIO JOSE, EMPERADOR”, de Paco Alcázar (RBA)

Otro autor autóctono que utiliza la banda diseñada para reflejar nuestras mayores bajezas y caricaturizar el lado más irracional (y oscuro) del homo sapiens. Silvio José Pereda, personaje creado para las páginas de la revista “El Jueves”, es un individuo egoísta y desvergonzado que vive una realidad paralela, maqueada a su gusto. Vestir en pijama es algo habitual en su existencia, comer salchichas de saldo y exprimir al máximo a su pobre padre, un anciano jubilado, siempre al borde de un ataque de nervios, que a duras penas intenta esquivar las órdenes de su caprichoso y manipulador vástago. Ignatius J. Reilly, el protagonista de “La conjura de los necios”, se queda corto. Un auténtico festival del humor subterráneo ideal para mentes adictas a la ironía y el sarcasmo.

-“LOS MUERTOS VIVIENTES”, de Robert Kirkman y Charlie Adlard (Planeta)

La figura del zombie, rey del horror moderno, arrasa entre los seguidores de la historieta. La escalofriante saga “Los muertos vivientes” plantea un planeta desolado, donde reina el caos, poblado por no-muertos que acosan a los pocos humanos supervivientes, la excusa perfecta para diseccionar nuestra sociedad. Título crudo y crítico, más que recomendable, que explora las relaciones humanas y nuestra posible reacción en el caso de que la realidad que conocemos se fuera al garete. La supervivencia y la responsabilidad sustituyen a todo lo superfluo y afloran los más bajos instintos. Otra serie en la línea a destacar: “Los exterminadores”, escrita por Simon Oliver.

-“GENESIS”, de Robert Crumb (La Cúpula)

Robert Crumb es uno de esos genios que debería ser venerado por los entendidos, como los son Woody Allen, Andy Warhol o Lou Reed, por citar representantes de otros medios mejor considerados que el tebeo, culturalmente hablando. “Genesis” es la obra más ambiciosa de un artista de carácter, de trazo inconfundible, obsesivo y punzante, uno de los más influyentes de los últimos tiempos, que en esta esperada obra ha decidido ilustrar su particular adaptación del primer libro del Antiguo Testamento. Fiel al texto original, no deja de ser polémico. Otro monstruo de la historieta, Moebius, nos ha regalado este año un volumen de interés: “Inside Moebius”, un diario íntimo estratosférico.

-“1984”, de Mark Millar y Tommy Lee Edwards (Panini)

La década de los años ochenta despierta una fiebre excepcional entre el personal que se ve reflejada en la miniserie “1985”, una divertida recopilación de referencias que marcaron a una generación aquejada del síndrome de Peter Pan. Mark Millar es uno de los mejores guionistas del momento, sus textos sobresalen en el campo del género de superhéroes, una corriente que nos ha traído grandes títulos en los últimos tiempos. El sentido del espectáculo está latente en este propuesta entrañable que parte de una idea loable para perderse en su desarrollo pero sirve como estandarte de otro tipo de cómic, menos considerado que la “novela gráfica”, que merece su espacio, al igual que el manga, porque cuenta igualmente con propuestas profundas e imaginativas.

3 comentarios »

Comment by Angel

Esta semana me pille El arte de volar, ahora iré a por el de Solís. Poco a poco.

enero 25, 2010 @ 4:19 pm

Comment by Raiben

fíjate que me regalaron esta navidad “el genesis” y lo tengo ahí en espera y reticente a leerlo…

enero 25, 2010 @ 5:54 pm

Comment by JONFLAMINGOS

Sólo me he comprado “Surfing on the third Wave”. Me encanta!!!!! A ver si me hago con alguno más.

enero 26, 2010 @ 10:35 am

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>