diario no diariotextos y garabatosfrikodownloadscontacto con tactoborjacrespo.comcunia
cine comic y otras hierbas

¡¡¡ Puto TMEO !!!

Filed under: Garabatos — el Miércoles, 22 de octubre

El indispensable TMEO ha llegado a su número 100… Hace apenas un año cumplían veinte tacos. Por ello recibieron un homenaje en el Salón del Cómic de Getxo y montaron algún sarao para celebrarlo. Ahora vuelven a ponerse cumpleañeros, y no es para menos. TMEO ha llegado a su entrega centenaria, toda una proeza para una revista de cómic en la actualidad, máxime si tenemos en cuenta su condición de publicación independiente. ¡A comprarlo!

Tmeo_100.jpg

En este número 100 están los autores de siempre, viejas firmas rescatadas y algunos invitados, entre ellos el menda lerenda con un texto que publico a continuación:

“¡PUTO TMEO!”

¡Por fin! ¡Por fin lo he conseguido! Por fin puedo morir tranquilo. Puedo estirar la pata, marcharme al otro barrio, diñarla con la conciencia tranquila. Han tenido que pasar cien números, ¡cien!, para que uno de mis sueños, metamorfoseado hace lustros en pesadilla, se cumpla sin remisión. Por fin he publicado en el puto “Tmeo”, amigos, y estoy contento. Publico estas líneas, chupándoles un poco la rabadilla, a falta de uno de mis torpes dibujos. Porque yo fui uno de esos que en los años 90, en plena efervescencia fanzinera, en el meollo de la explosión tope underground viñetera, les llenaba el buzón de fotocopias absurdas con mil mierdas de mi cosecha, pero ninguna coló, ninguna tira babosa, ninguna ilustración peripatética, ningún cómic pringoso, ninguna cagada gráfica… ¡Nada coló en sus páginas! ¿Va a ser que estos enfants terribles tienen buen gusto, aunque vayan de lo contrario?

¡Puto “Tmeo”!

He tenido que labrarme una carrera a trompicones, más allá de garabatear churros, escribiendo tonterías sobre tebeos en la prensa seria, montando saraos a los que invitar al staff temeolari, para que, a la de cien, me hayan hecho algo de caso esta pandilla de desalmados, estos canallas que me han tenido en ascuas tanto tiempo, sufriendo en silencio. Tenía que haberles quemado la redacción, haberles mandado un paquete-bomba, haber meado en su felpudo de “Ongi Etorri”, pero no pude, compañeros, no pude… ¡no pude! ¡No fui capaz! Empleé la fórmula del vil peloteo, pero ni por esas… Llegué a hacerme colega de más de uno, compartí desfases y chuletadas, les abrí la puerta de mi choza, pero no hubo manera, ¡no! Estos jodidos tipos eran insobornables.

¡Puto “Tmeo”!

Pero mi maniobra para dominar el mundo nunca cesó, y ahora recojo los frutos de mi maquiavélico plan con una sonrisa inquietante en los labios. Mi obsesión por entrar en sus dominios, por publicar en sus cáusticas páginas, nunca perdió fuerza, a pesar de toparme con mil pedruscos en el camino. La cabriola perfecta que me sirvió de puntilla, el salto mortal sin red que coronó mis aviesas intenciones, fue darles el pasado año un Premio en el Salón del Cómic de Getxo, cuyo contenido tengo la suerte de coordinar (por decir algo). Les emborraché. Les di sopicaldo. Me harté de darles palmaditas en la espalda. Les puse la alfombra roja y mariachis borrachos dorándoles la píldora. Todo ello ha servido para algo. Por fin me camelé a los chavales para salir de la humillación de no publicar nunca jamás en su maldita revista de historietas, en el puto “Tmeo”.

¡Puto “Tmeo”!

Aquí estoy. Altivo, orgulloso, inmodesto, absolutamente “agilipollao”. Y no voy a dejar de chuparles el badajo a estos vascos, metafóricamente hablando, por si se les ocurre a última hora no incluir estas palabras de amor y masacre en un número 100 que, sin duda, me va a dar para unas pajas. Mi onanismo ya se desata escribiendo estos piropos esperpénticos, estas líneas viscosas, esta retahíla de cariñosos exabruptos cuyo fin es expandir mi alma, elevar mi espíritu y, de paso, como si tal cosa, homenajear a esta cuadrilla de figuras incombustibles que hasta ayer me recordaban a los cabrones que no me elegían en su equipo a la hora de jugar a fútbol en el patio del colegio. ¡Traumas fuera!

¿Por qué no conciliaba bien el sueño al no publicar nunca en el puto “Tmeo”?

El “TMEO”, baluarte del cómic vasco (¡soy vasco, hostias!), sigue dando guerra desde la salida de su primera entrega en 1987, una gesta que adquiere proporciones cósmicas si tenemos en cuenta que estamos hablando de una edición independiente plenamente entregada a la historieta. Desaparecido “El Víbora”, esta histórica cabecera nacida en Vitoria es el último bastión de un modo de entender las viñetas. Los fanzines en papel escasean, ya no le hacen sombra, y la revista “El Jueves” se antoja inofensiva al lado de este proyecto imperecedero cuyas sardónicas planchas han arrancado carcajadas a un público no necesariamente aficionado a los tebeos. Todo ello sin olvidar su objetivo de servir de plataforma a autores que no siempre tienen cabida en soportes profesionales, generalmente por razones de censura.

Fundada para reunir y dar salida a un variado grupo de dibujantes cultivados en los prolíficos años ochenta, el “Tmeo” mantiene un espíritu marcadamente independiente digno de elogio. Muchos de sus autores son indispensables a la hora de hablar de cómic de humor reciente pergeñado en nuestras fronteras. Se han curtido en las páginas de una apuesta que, a día de hoy, continúa ofreciendo a los lectores sin prejuicios una buena dosis de evasión sin cortapisas, ácida y crítica, en tiempos de excesiva corrección política.

Además el “Tmeo” ha creado escuela: ahí están propuestas como el “Paté de marrano” (ahí sí publiqué, haw, haw, haw!!!), ya extinta, o su hijo, el “Cretino”, otra buena muestra de libertad gráfica.

¿Se necesitan más razones de peso?

¡Puto “Tmeo”!

Por fin voy a dormir tranquilo.

¡Puto “Tmeo”!

5 comentarios »

Comment by Jorge Iván Argiz

¡Felicidades y enhorabuenas para la gente del TMEO! ¡Todo un logro del que me alegro enormemente!

octubre 22, 2008 @ 5:14 pm

Comment by Bartu

Bueno, ya conoces el dicho: el que la sigue la consigue.

Por cierto, me parece que tu historieta no la he leído. Espero que no te sirva de incentivo para que ahora me odies a mí xD

Un saludete y un linkeo en mi blog de parte del hermano pequeño del Bartual.

octubre 22, 2008 @ 6:49 pm

Comment by JONFLAMINGOS

Joder, ZORIONAK INFRACRESPO!!!!!!!!!!!!!!!!
Me chifla el TMEO!!!!!! Me he reído muchas veces con mis colegas con sus historietillas y dibujos… Pero joder, no sabía que era una revista tan tan vieja hostias!!!! Desde 1987???
Soy un fan absoluto de PIÑATA, Y FURILLO, aunque admito, que el primero es mi preferido. Quiero conocerleeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!
En fin, que me voy a comprar el número 100 echando hostias!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

ZORIONAK ZURI ERE PUTO TMEO!!!!!!!!!!!!!!

octubre 22, 2008 @ 6:52 pm

Comment by javier

Míticas historietas… solo los títulos merecían la pena… recuerdo una bestial “Cómo saber si tu chica tiene la regla sin tener que sacar el pito manchau de sangre”

octubre 23, 2008 @ 1:02 am

Comment by Dr.Phibes

Cuanto taco, cuanto taco…

octubre 23, 2008 @ 8:38 am

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>